Escucha esta nota aquí

Los medios de comunicación están en la “mira” del expresidente Evo Morales. Él, que también es jefe de campaña del MAS, anticipó que su partido tendrá que hacer algo con la prensa si es que vuelve al poder en las elecciones generales del 18 de octubre.

Morales, que buscó refugio en Argentina después de que fue acusado de promover el fraude en las elecciones en octubre de 2019, dijo que “los medios son cómplices del golpe de Estado. Hay que hacer algo en los medios de comunicación, no solo necesitamos medios estatales sino medios de comunicación del pueblo, de la fuerza social, bien convencidos”.

El exmandatario mantuvo relaciones tensas con la prensa desde que asumió el poder, en enero de 2005. A inicio de 2016 denunció la existencia de un cártel de la mentira, en alusión a los medios de comunicación que investigaron la relación que mantuvo el entonces presidente con Gabriela Zapata, en ese momento ejecutiva de la empresa china CAMC con la que Morales mantuvo una relación sentimental. 

El Gobierno suscribió contratos millonarios con la constructora asiática. El ex jefe de Estado atribuyó a ese caso la derrota que sufrió en el referéndum del 21 de febrero de 2016, cuando la mayoría de los bolivianos votó por el No a la reelección indefinida.

Yo no creo en los medios llamados independientes, cuando dicen que están al centro, son neutrales. En tiempos de injusticia, en tiempos difíciles, ese medio que dice que es neutral siempre está al lado del opresor”, dijo el exmandatario.

Consultado, el abogado y analista político José Luis Santistevan afirmó que el jefe de campaña del MAS utiliza la estrategia de, por un lado, victimizarse ante su electorado para consolidar su voto duro, mientras que por otro, intenta intimidar como si todavía estuviera gobernando. “Intenta mostrarse poderoso, que todavía es líder del partido y del Gobierno, pero en verdad se encuentra refugiado fuera del país, como lo está Gonzalo Sánchez de Lozada”, señaló Santistevan.

Roberto Méndez, presidente de la Asociación de Periodistas de Santa Cruz, rechazó enfáticamente que los medios de comunicación hayan tenido participación en lo que Morales califica golpe de Estado. El dirigente de la prensa recordó que el expresidente renunció al cargo después de que la OEA constatara que se había cometido un fraude.

“Los medios no tienen la culpa de fraude, de la renuncia. Rechazamos esa amenaza que está haciendo Morales y le recordamos que no sentimos temor”, dijo Méndez.