Escucha esta nota aquí

El expresidente y exvicepresidente, Evo Morales y Álvaro García Linera, respectivamente, brindaron una entrevista al programa ‘La Pizarra’ de radio AM 750 de Argentina y afirmaron que “el golpismo no ha desaparecido, ha renacido de otra manera”.

Haciendo un repaso sobre los hechos ocurridos en 2019, el ahora jefe del MAS y el docente universitario, criticaron a la administración de justicia, que posibilita que personas de derecha sean alcaldes y gobernadores.

“Nosotros estábamos confiadísimos con Evo, habíamos unificado a los sectores populares, habíamos dado paso a los sectores empresariales, habíamos dignificado a policías, habíamos dignificado a militares. Y resulta que, de un día para el otro, policías y militares dignificados y sectores empresariales pequeños que habían hecho negocios en nuestro proceso de cambio se vuelven golpistas. Ojo con el golpismo porque no ha desaparecido, ha renacido de otra manera”, dijo García Linera.

A juicio del jefe del MAS, en el país “el golpe fue también congresal y judicial” y ahora se usan a organizaciones sociales y barrios para protagonizar protestas para desestabilizar la gestión de Luis Arce, que cumple un año en el poder.

La entrevista:


“La nueva derecha populista, pero racista, eso nos preocupa. Cómo usan algunos pequeños grupos del movimiento indígena, algunos sectores sociales, ahora se meten en los barrios. También para mí la justicia no acompaña lamentablemente, yo sigo convencido de que, si la justicia en Bolivia desde el primer momento solamente hubiera hecho justicia, algunos derechosos no hubieran sido gobernadores ni alcaldes”, acotó.

En medio de la charla, el exvicepresidente comentó que “varias veces con Evo en México planificamos regresarnos (a Bolivia). Antes de venirse a Argentina, Evo planificó tres veces ir a Bolivia. Todo dependía de la circunstancia. Planificó, dimos pasos concretos, prácticos y cuando estábamos a la espera de la decisión final, ahí veíamos que no era conveniente”.

Evo confirmó eso y reiteró que Raúl Castro influyó en su decisión de no retornar inmediatamente a territorio nacional, en un encuentro que tuvieron en Cuba. También reveló que el exministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, se contactó con el exministro Carlos Romero, para ofrecer un diálogo de pacificación.

“Raúl me dijo que no es el Evo de otros tiempos, que ahora es otro Evo. Me dijo que si me metían en la cárcel. me iban a envenenar o iban a crear una revuelta los carcelarios para matarme. O totalmente incomunicado. Y otra vez reflexiono lo que mis padres me recomendaban: a las personas mayores hay que escucharlas y hacerles caso. Entonces, me quedé y ahí se acabó el retorno”, acotó.

Comentarios