Escucha esta nota aquí


El presidente de Argentina, Alberto Fernández, y el líder del MAS, Evo Morales, protagonizarán este lunes un acto simbólico de despedida temporal en la localidad de La Quiaca por donde el exmandatario boliviano retornará al país después de estar asilado por 11 meses en Argentina.

En el lado boliviano se prevé un masivo recibimiento por parte de militantes del partido oficialista que volvió al poder gubernamental tras ganar las elecciones generales.

“Será un acto simbólico y sencillo que va cumplir un compromiso personal el presidente Fernández”, dijo el subsecretario de Prensa del Gobierno argentino, Marcelo Ariel Martín, en contacto con EL DEBER.

El funcionario gubernamental indicó que esa actividad comenzará a las 10:00 horas de Argentina (9:00 hora boliviana), con el acompañamiento del mandatario argentino a Evo hasta el puente internacional entre La Quiaca y Villazón.

Morales y su comitiva arribarán al aeropuerto Guillermo Eugenio Snopek y después, en caravana, se dirigirán hasta la frontera.

El recibimiento y posterior despedida del exmandatario boliviano en territorio argentino se llevarán adelante en medio de un riguroso protocolo de bioseguridad por la pandemia.

La diputada del Frente para la Victoria (FPV), María Carolina Moisés, divulgó que el expresidente Morales llegará junto al exvicepresidente Álvaro García Linera y otros exfuncionarios.

En Villazón, la dirigencia y militancia del MAS tiene todo preparado para el recibimiento al exmandatario.

La dirigente de ese partido, Juanita Ancieta, y el alcalde de Uriondo, Álvaro Ruiz, coincidieron que este lunes será un día histórico por el retorno de Evo Morales que encabezará una gran caravana desde la capital de la provincia Modesto Omiste hasta Chimoré (Cochabamba).

La caravana se dirigirá hasta Tupiza y proseguirá hacia Atocha y Uyuni hasta Orinoca, lugar del natalicio de Evo Morales, para después seguir por Oruro y culminar en Chimoré.