Escucha esta nota aquí

El contralmirante Aldo Bravo, quien se desempeñó como inspector general de las Fuerzas Armadas en 2019, fue aprehendido la mañana de este jueves en la ciudad de Trinidad, Beni. A las 22:00, aproximadamente, llegó hasta la Fiscalía de La Paz donde debía declarar por el caso Senkata.


Al arribar a la sede de Gobierno fue conducido al Departamento Nacional de Lucha Contra la Corrupción (DELCC) y los medios intentaron hablar con el acusado, aunque sin éxito ya que fue llevado casi a la carrera a esas oficinas.


Bravo Méndez es investigado por la muerte de 10 personas y otras 31 que resultaron heridas el 19 de noviembre en la zona de Senkata, en la ciudad de El Alto. Hasta el momento media docena de exjefes militares y policiales están detenidos por esos hechos.


Las autoridades revisaron a todos los jefes militares que participaron de la elaboración y ejecución del plan “Sebastián Pagador”, que significó la movilización de tropas militares a las empresas estratégicas del Estado para su protección.


Fue en la aplicación del plan que se produjeron los hechos en Senkata, donde una decena de personas perdieron la vida por disparo de armas de fuego. En ese entonces, el Gobierno de Jeanine Áñez informó que los militares no habían realizado ni un disparo a la muchedumbre que cercó la planta de YPFB en Senkata.


Las víctimas de Senkata conminaron al Gobierno a entregar resultados por esos hechos que hasta el momento siguen en etapa de investigación y con la aprehensión del exjefe militar el plazo para presentar la acusación formal vuelve a ampliarse.


De hecho, las víctimas informaron que se reunirán este miércoles con el Gobierno donde se prevé que recibirán un reporte sobre los avances de los acuerdos que suscribieron. Los vecinos afectados aseguraron, a través de un comunicado publicado este jueves, que el Gobierno no cumplió al menos 10 puntos de ese acuerdo.



Comentarios