Escucha esta nota aquí

Marcelo Navajas, ex ministro de Salud, apartado de su cargo por el caso de sobreprecio de 170 respiradores, pasó la noche en celdas judiciales luego de prestar declaraciones en instalaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz. 

La ex autoridad llegó ayer en la mañana a esta instancia en calidad de aprehendido y a las 17:00 empezó a declarar ante las autoridades judiciales y policiales. Se lo acusa de ser la cabeza de la negociación y de la compra con sobreprecio de 170 respiradores mecánicos.

Navajas salió de la Felcc de La Paz a las 22:32 sin dar declaraciones y fue trasladado a celdas judiciales en un vehículo policial. Su abogada, Rosario Canedo, afirmó que la Fiscalía cometió un "abuso" al exigir que el ex ministro pase la noche en instalaciones de la Justicia a la espera de su audiencia de medidas cautelares, que se estima sea mañana.

"El doctor (Marcelo) Navajas demostró su total y absoluta inocencia. Demostró inexistencia de delitos, por lo tanto, no se puede activar una imputación. No existe delito y lo hemos desvirtuado presentando todas las pruebas. La decisión es arbitraria, ya que la Fiscalía decidió que el doctor Navajas pase la noche en celdas judiciales. Pediremos a la autoridad que cumpla y que se aboquen al principio de equidad y seguridad jurídica", dijo la jurista.

La abogada agregó que se presentó las facturas de la compra de los 170 respiradores, lo que, según ella, demuestra que no hay un sobreprecio en la adquisición de los equipos.

Los otros cuatro aprehendidos apuntan a que Navajas estuvo al tanto de la gestión y compra de los respiradores, que iban a ser utilizados para enfrentar el Covid-19. Incluso, dicen que el ex ministro se contactó con la empresa española IME Consulting Global Services SL para asegurar la compra, a pesar de que, el 8 de mayo, conoció de las observaciones de los equipos.

Mientras, el ministro de Justicia, Álvaro Coímbra, afirmó que se procederá una investigación transparente en este caso de adquisición de los respiradores y observa que los técnicos no emitieron comparaciones de equipos, a pesar de que existen observaciones de funcionarios y la inclusión de una empresa que presentó precios más bajos y que no fue tomada en cuenta.

"Nos sorprendió la rapidez en la que se actuó y en la que llegaron los respiradores mecánicos. El 8 de mayo ya se estaba negociando, luego se da el contrato y el 14 de mayo llegan los equipos a Santa Cruz. No permitiremos que los maleantes se salgan con la suya y lo que se hizo no tiene perdón. El 15 de mayo ya pedimos información luego de que los intensivistas dijeron que estos equipos no eran aptos para terapia intensiva. Pedimos información y no nos dan", afirmó Coímbra en Bolivia Tv.

El ministro acotó que existe un nuevo aprehendido que llegó a La Paz desde Cochabamba y no especificó si es funcionario del Ministerio de Salud. Además, dijo que recibió una llamada de la empresa española IME Consulting Global Services SL, que explicó toda la gestión como intermediaria.

El Ministerio de Salud informó, a través de un comunicado, que pagó por cada equipo 27.683 dólares, lo que hace un total de 4.773.600 dólares que fueron cancelados gracias a un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entidad que verificó la adquisición.

El respirador básico -modelo adquirido por Bolivia- tiene el precio de 6.000 euros (6.567 dólares) y los accesorios suman 2.000 euros más. Por lo cual, el modelo básico cuesta en total 8.000 euros, equivalentes a 8.756 dólares.