Escucha esta nota aquí

El juzgado Primero Cautelar de la zona Sur de la ciudad de La Paz, dictó seis meses de cárcel para Ciro Ortega Sequeiros, exasesor de Arturo Murillo que está involucrado en el caso de la venta de certificados a oficiales de alto rango de la Policía.


Uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes son los dos delitos que fueron imputados por el Ministerio Público y con los cuales logró que el acusado sea remitido al penal de San Pedro en la sede de Gobierno.


Por este caso hay otros tres detenidos, el exjefe de la División Anticorrupción de la Felcc mayor Freddy Vargas, el exjefe de Seguridad de Arturo Murillo, coronel, Luis Luizaga y el exayudante general de Murillo, coronel, Nelson Cossío.


Desde ese entonces, el caso no había tenido avances hasta el jueves, cuando la Policía sorprendió con la aprehensión de Ortega Sequeiros en la ciudad de Cochabamba, que fue trasladado a La Paz para enfrentar al juez cautelar.


Los oficiales vinculados al exministro Murillo fueron sorprendidos dentro de un vehículo, en el patio de la Felcc en La Paz, este vehículo está incautado por el mismo caso y las cámaras de seguridad mostraron cómo los jefes policiales ingresaban al mismo con documentos y salían sin ellos. En ese momento fueron aprehendidos.


La venta de reconocimientos y condecoraciones estalló en 2017 cuando se denunció que oficiales de bajo rango compraron estos documentos con el propósito de subir en su puntaje y ascender al siguiente grado. En ese entonces se vinculó al comandante de la Policía, general Edgar Téllez, pero el caso no pasó de ser una investigación interna de la Policía.


Pasaron cuatro años para que salga al descubierto que el Ministerio Público había desarrollado una investigación y la misma reveló que unos 34 altos jefes policiales recurrieron a la compra de condecoraciones para ascender sin tener puntaje.


En ese entonces, fueron involucrados el presidente del Tribunal Disciplinario Superior, Víctor Hugo Soria Morón y el propio comandante general de la entidad verde olivo, coronel, Jhonny Aguilera; aunque estos afirmaron que los documentos que los involucraban fueron falsificados.


Entonces, Aguilera apuntó a Murillo y al exdirector de la Felcc, coronel Iván Rojas, ambos prófugos, de haber urdido este plan para perjudicar su ascenso. El exministro no ocultaba su animadversión contra Aguilera y llegó a afirmar -cuando aún ejercía el cargo- que era “perseguido” por el actual comandante de la Policía.



Comentarios