Escucha esta nota aquí

Este viernes, dos extrabajadores de una sucursal del Banco Unión de la ciudad de Riberalta, Beni, fueron enviados a la cárcel, por orden de un juez cautelar, tras ser sindicados de haber desfalcado medio millón de bolivianos.

Los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) detuvieron a los exfuncionarios el jueves en la ciudad beniana y fueron trasladados a la ciudad de La Paz, donde se desarrolló su audiencia cautelar.

Los involucrados habrían incurrido en los delitos de apropiación indebida de fondos, manipulación informática, asociación delictuosa y uso de instrumento falsificado, entre otros, según la orden de aprehensión en su contra, que fue emitida por el Ministerio Público.

Este caso de desfalco de Bs 500.000 empezó a investigarse en el mes de julio y anteriormente cinco personas ya fueron enviadas a la cárcel. Estos dos nuevos sindicados, uno de ellos cajero, trabajaban también en el Banco Unión del municipio de Riberalta, donde se registró el ilícito.  

Fue el Juzgado Noveno de Instrucción en lo Penal de La Paz que determinó la reclusión preventiva en el penal de San Pedro para los dos acusados, según confirmaron fuentes de la Fiscalía General del Estado a EL DEBER.

Durante 2017 estalló el escándalo por el desfalco de 37.6 millones por Juan Pari, mientras que en 2018 se descubrió otro hecho similar, donde se sustrajo 1,6 millones de cajeros que funcionaban en Desaguadero.

Comentarios