Escucha esta nota aquí

Después de que la Fiscalía de Oruro ordenará la exhumación de 18 cadáveres enterrados en un terreno municipal al norte de la ciudad, la noche de este martes, una máquina retroexcavadora empezó a realizar los trabajos junto a diferentes empresas funerarias que fueron contratadas por los familiares de las víctimas sepultadas.

Pasadas las 20:00, la máquina logró descubrir el primer féretro enterrado en el lugar. De inmediato, los funcionarios de las funerarias, que tienen la ropa de bioseguridad, procedieron a retirarlos de la fosa.   

Lizzet García, secretaria de Desarrollo Humano de la Alcaldía de Oruro, informó que este martes prevén exhumar los restos de 15 personas, supuestamente víctimas del Covid-19, que fueron sepultadas en los predios por la Caja Nacional de Salud.

“Las personas que están siendo exhumadas hoy ya llevan cuatro semanas enterradas en fosas comunes en estos predios. Sabemos que el virus no desaparece fácilmente y los cuerpos acá enterrados son una bomba de tiempo”, declaró García. 

Por otra parte, la autoridad municipal lamentó que representantes de la Caja de Salud no se hayan hecho presentes en los trabajos de exhumación, considerando que ellos conocen dónde fueron sepultados los cuerpos, para de esta manera facilitar el trabajo.

“Ellos (autoridades de la Caja) deberían estar en la exhumación, así como estuvieron en el entierro; ellos los trajeron en movilidades, en ambulancias, tienen la lista y nos pueden ayudar a señalar por dónde empezamos y donde podemos terminar”, criticó García. 

Desde la Alcaldía de Oruro explicaron que los restos que sean exhumados serán cremados en las siguientes horas y las cenizas serán entregadas a los dolientes.