Escucha esta nota aquí

Los 30 cadáveres que fueron enterrados en una fosa común del Cementerio General de Oruro fueron exhumados y serán entregados a los familiares una vez sean cremados. Se trata de víctimas de Covid-19.

Los restos permanecieron en el espacio más de un mes, después de que se denunciara su desaparición a finales de julio. Utilizaron maquinaria para extraer los restos mortales, bajo medidas de bioseguridad.

“Son 30 cuerpos, que después de 40 a 45 días están siendo exhumados, por personal capacitado del municipio y maquinaria pesada, a solicitud de familiares que tuvieron la desgracia de perder a un ser querido”, dijo el administrador de ese camposanto, Juan Iriarte.

Esas personas fallecieron en el hospital Obrero de esa ciudad y, al no ser reclamados, los restos fueron depositados en la fosa común, generando la protesta de los familiares.

“Ellos tienen que llevar el debido registro sobre quiénes están exhumando, el nombre del fallecido y cuál es el nombre de la persona que está recogiendo”, explicó a radio Fides Gilian Moreira, una de las dolientes.