Escucha esta nota aquí

El exministro Rodrigo Guzmán abandonó temporalmente el penal de San Pedro, donde se encuentra recluido desde el 15 de marzo. Tiene un permiso extraordinario de 72 horas para poder asistir al sepelio de su padre, quien falleció el jueves por efecto de la diabetes.

La exautoridad dejó el penal escoltado por media docena de policías. Abordó una camioneta policial en la que también viajó el agente que lo acompañará en su viaje a Trinidad, donde tendrán lugar las exequias de su progenitor.

Sin formular declaraciones, Guzmán llegó hasta el aeropuerto internacional de El Alto. El vehículo policial transportó al exministro hasta la plataforma de la terminal desde donde abordó la aeronave comercial hasta la capital del Beni.

“Por razones humanitarias se autoriza la salida judicial del imputado: Rodrigo Guzmán para que sea conducido a la ciudad de Trinidad – Beni para que asista al entierro de su señor padre Rodolfo Guzmán Roca, sea por el plazo de 72 horas computadas a partir de la salida del recinto penitenciario”,  instruyó el juez Armando Zeballos.

Los abogados de Guzmán invocaron el artículo 238 del Código de Procedimiento Penal que asigna al juez de la causa la competencia de otorgar estos permisos en casos de urgencia.

Guzmán fue enviado por seis meses de manera preventiva al penal de San Pedro el pasado 15 de marzo tras ser acusado formalmente por conspiración, sedición y terrorismo.

Según la acusación, estos delitos pudieron haber sido cometidos cuando se produjo el ascenso al poder del gobierno transitorio tras la renuncia en 2019 de Evo Morales a la presidencia, además de los cuatro altos cargos en la línea de sucesión constitucional.

Por esta misma causa, promovida por una denuncia de exdiputada Lidia Patty (MAS), está detenida la expresidenta Jeanine Áñez y el  exministro de Justicia, Álvaro Coimbra.

La Justicia busca, en ese marco, a Arturo Murillo y Fernando López, quienes ocuparon las carteras de Gobierno y Defensa, respectivamente.  


Comentarios