Escucha esta nota aquí

Fernando López Julio, exministro de Defensa, aseguró que ve una "luz de esperanza y justicia" en la investigación de la FBI sobre la compra de equipos y armamento antimotines. La exautoridad dijo que fue forzado al exilio y  que su trabajo como funcionario estatal se apegó a la Constitución.

"Desde mi forzado e injusto exilio veo en la investigación del FBI, una luz de esperanza y justicia para llegar a la verdad. El pueblo boliviano sabe que trabajé incansablemente por el país, apegado a la CPE", escribió López Julio en su cuenta de Twitter.

Luego de una investigación del FBI, Rodrigo Méndez Mendizábal, exjefe de gabinete de Arturo Murillo, fue detenido en Estados Unidos, acusado por el cobro de sobornos de Luis y Bryan Berkman y del empresario cochabambino Philip Lichtenfeld por la compra de agentes químicos a través de la empresa intermediaria Bravo Tactical Solutions LLC.

Hoy, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, calificó como un "clan mafioso" al grupo que adquirió los equipos antimotines en la pasada gestión. La autoridad apuntó a Murillo y López como cabecillas, ya que ambos fueron ministros de Gobierno y Defensa, respectivamente, cuando se adquirió ese material.

La Fiscalía investiga a Murillo y López por la adquisición de este equipo antidisturbios con supuesto sobreprecio. Ambos salieron del país antes de que la ex-presidenta Jeanine Áñez  sea detenida y encarcelada.

Comentarios