Escucha esta nota aquí

El discurso presidencial por el 195 aniversario de la Independencia de la Patria, no será igual que en la última década. Esta vez, lo dará un Gobierno transitorio que espera la consumación de las Elecciones Generales. Pero también, golpeado por la pandemia del coronavirus que ha encogido la esperanza en la salud y la economía. Además de los conflictos sociales por la fecha de las elecciones. Analistas y políticos, están a la expectativa del mensaje de la Presidenta Jeanine Áñez a las 10:00 de este jueves.

Lo poco que ha adelantado el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, es que el discurso de Áñez durará unos 40 minutos y abordará al menos cuatro ejes temáticos de sus ocho meses de gestión como la pacificación del país, la pandemia, la salud de los bolivianos y la economía.

Anticipó también que la Presidenta anunciará la puesta en marcha de “un buen plan” para seguir atendiendo la crisis económica y sanitaria, sin especificar de qué proyecto se trata.

Certidumbre y claridad

Según el director de la Fundación Jubileo, Juan Carlos Núñez, hubo temas de agenda pendientes desde la crisis de noviembre de 2019, como el vacío de Estado donde la actual Presidenta debió llevar un gobierno de transición para lograr elecciones libres y transparentes y un proceso de pacificación que a su criterio no se avanzó en nada.

“El propio hecho de volverse candidata, ha deformado ese proceso de diálogo y reencuentro entre bolivianos, por volverse parte interesada en el proceso electoral. Creo que la Mandataria debería permitirnos tener una mayor claridad y certidumbre, para llevar adelante tremenda agenda de crisis que tenemos al frente, como país. Ojalá que esto escuchemos en la voz de la Presidenta”, dijo, respecto al mensaje que emitirá este jueves.

Serios problemas

Al analista Rolando Morales, le gustaría escuchar sobre la pacificación del país a través del diálogo, del respeto al calendario electoral y de la política de salud para hacer frente a la pandemia.

“(Pero) hay un serio problema en el manejo de las crisis sanitaria, económica y política. No hay ministro de Salud, tampoco de Economía. No hay insumos médicos, no se habla más de los respiradores”, dijo.

Notorio debilitamiento

El analista político Carlos Borth, cree que el discurso no ofrecerá más temas que una lamentación de los efectos de la pandemia y la deplorable situación del sistema de salud. Además de que abundará en cifras para graficar los logros de su corto Gobierno y “probablemente, cargue tinta en contra del Movimiento Al Socialismo (MAS) y otros adversarios por lo que está sucediendo”.

“Por supuesto, habrá un mensaje de esperanza”, señaló, aunque según su evaluación, no ve fortalezas en el Gobierno y su debilitamiento es notorio. “entre sus debilidades más importantes, su sustento social es mínimo, no tiene estructuras políticas que le respalden, la gestión parece girar en torno a la articulación de cuatro senadores”, criticó.

Que deje su candidatura

Más enfático fue Luis Eduardo Siles, candidato a primer diputado en La Paz por Libre 21, que postula a la presidencia a Tuto Quiroga.

“En el discurso de la Presidenta, esperaría que decline su candidatura. El favor que le puede hacer a Bolivia, a la democracia y a los bolivianos, es no persistir en una candidatura que ha intoxicado la transición entre el masismo y un nuevo Gobierno. Por lo tanto, realmente, esperaría eso con ansias. Muchos apoyan a la Presidenta, pero no apoyan su decisión de candidatear”, enfatizó.

Por eso, entre sus debilidades, cree que tiene que ver con su candidatura presidencial, con la falta de un plan, su improvisación, la falta de apoyo político y ve una falta de sustento ideológico, porque su Gobierno es transitorio.

Que reconozca los actos de corrupción

Para el candidato presidencial del MAS, Luis Arce, el discurso que espera es que no utilice una vez más, la ocasión para hacer propaganda política, incluso mintiendo al pueblo boliviano como sucedió en varias oportunidades tanto en spots como en entrevistas y actos oficiales.

“Esperamos que sea objetiva en la evaluación de su Gobierno y reconozca los actos de corrupción, nepotismo, uso indebido de bienes del Estado, incremento del narcotráfico, errores e improvisación de sus políticas sanitarias y sociales para enfrentar la pandemia, violaciones de los derechos humanos, especialmente a la libre expresión, que reconozca los errores en la política económica desde noviembre de 2019, el aumento de la pobreza, su inacción frente al incendio de la Chiquitania y el aumento del desempleo, entre otras cosas”, enumeró Arce.

Dijo no ver ninguna fortaleza en el actual Gobierno y mencionó que “la debilidad más grande es su incapacidad para resolver los problemas de las bolivianas y bolivianos”.

Retorno a la democracia

Samuel Doria Medina Jefe de Unidad Nacional (UN), quien le dio el respaldo político a la candidatura de Jeanine Áñez para las próximas Elecciones Generales, adelanta que la Jefa de Estado informará al país de que su Gobierno ha significado el retorno de la democracia luego de largos años que los bolivianos estuvieron presos de los movimientos sociales del MAS.

“Ha significado también, el enfrentamiento de la pandemia con el sistema de salud más precario de la región; la inversión de más recursos en salud en pocos meses que en los 14 años anteriores; un esfuerzo de apoyo social nunca antes visto en la historia, con más de $us 1.000 millones en bonos; y el programa para reactivar el empleo y las facilidades tributarias establecidas para ayudar a los emprendedores”, destacó Doria Medina.

Resaltó también que este Gobierno se atrevió a tomar decisiones difíciles, que enfrenta de cara las amenazas y que corrige sus errores. “Un gobierno valiente, como se ha visto por la cantidad de infectados de la Covid-19 que ha tenido”, mencionó, aunque cree que entre sus principales debilidades es que actúa con cierto desorden y desdeña la importancia de la comunicación.