Escucha esta nota aquí

Rosario Baptista, exvocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), afirmó este miércoles que se siente “perseguida y amenazada” por el Movimiento Al Socialismo (MAS), y anticipó que buscará “protección” en el exterior, donde se encuentra desde mediados de octubre.

Sin revelar el país en el que se encuentra, la exautoridad ratificó sus denuncias, señalando que existían las pruebas suficientes para que el “instrumento político” perdiera su personería jurídica, porque Luis Arce reveló datos de una encuesta interna de cara a los comicios de 2020.

“Yo me siento amenazada, me siento perseguida, las declaraciones de los ministros Lima y Del Castillo son amenazantes, me siento insegura porque nuestro sistema judicial se ha convertido en un mecanismo de extorsión política, a través de la vía penal, manipulan a la gente, a través del miedo de ser detenidos, para que se callen o se sometan”, señaló la exvocal.

Este miércoles se conoció que la Sala Plena del TSE determinó extinguir el proceso disciplinario en su contra, pero remitió los antecedentes al Ministerio Público, para ver si existe o no responsabilidad penal por el envío de una carta a la OEA, en la que alertaba “manipulación política” del MAS en el ente electoral.

“Yo he renunciado y ahora me notifican para que el proceso continúe, eso muestra que sí es preocupante la situación porque a partir de ahí se generan amenazas, pero creo que dónde estoy es lo de menos, y en la medida en la que me sienta amenazada, voy a buscar protección, no me voy a exponer a que el sistema de rapiña que ellos despliegan para perseguir a la personas, me alcance, no hay la menor posibilidad para demostrar que uno es inocente, eso genera riesgo, así han gobernado esos 14 años, así siguen gobernando”, agregó Baptista en entrevista con radio Compañera.

La entrevista:


Los datos indican que existían al menos cuatro denuncias contra el MAS, dos de 2019 y dos de 2020. Las primeras fueron rechazadas, y las últimas, sobre la difusión de encuestas internas y el uso de bienes del Estado, quedaron en nada.

Una de las formas que tiene para descalificar al otro es decir que está loca, fantasiosa, pero lo que yo digo son cosas verificables, acudir a adjetivos son formas fáciles de salir, apelar a adjetivos es una forma muy fácil de descalificar, uno puede recurrir a eso cuando no tiene una respuesta mejor”, sostuvo la exautoridad sobre los criterios que surgieron en su contra desde el TSE.

Baptista se pronunció mediante cartas, en las que pone en duda la consistencia del padrón electoral, revela que un grupo de vocales salvó la personería jurídica del MAS y advierte que bajo las actuales condiciones ese partido jamás perderá una votación.

Ayer el ministro de Gobierno reveló que la exautoridad, que dimitió el 15 de noviembre, salió del país en octubre. “Claro que siento miedo, pero no es motivo para dejar de denunciar. Es un momento en el que la gente debe tomar la responsabilidad de actuar, detenerse, superar el miedo y avanzar, muchas personas, por obtener un trabajo, se han sometido a un partido, dan su diezmo y se callan”, recalcó la exvocal.

Comentarios