Escucha esta nota aquí

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) decomisó más de 436 toneladas de cocaína y marihuana en lo que va de 2020, logrando una afectación económica a organizaciones criminales de $us 75 millones, según el director general de esa repartición policial, Juan Percy Frías.

"En este periodo se logró secuestrar 12 toneladas con 563 kilos de cocaína y 423 toneladas con 696 kilos de marihuana", detalló durante el acto de festejo por los 33 años de creación de la Felcn y 37 años de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar).

Para desbaratar a las organizaciones criminales que se dedican al narcotráfico, la Felcn y sus brazos operativos desarrollaron 5.978 operativos de interdicciónAdemás, la policía antinarcóticos, en los últimos 10 meses, desbarató 806 fábricas, 26 laboratorios de cocaína y destruyó varias pistas clandestinas.

"Es histórico lo que pasó estos últimos 11 meses. Hubo 2.300 aprehendidosAhora podemos decir con orgullo que la Policía está subordinada a su pueblo, a la Constitución, como debe ser y como siempre debería ser. Es un orgullo trabajar con estos valientes hombres", señaló, por su parte, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

También se secuestraron de mafias que trafican con insumos químicos, 180 toneladas de sustancias químicas sólidas y 493 metros cúbicos de sustancias químicas líquidas. 

En esta gestión, las fuerzas antidrogas procedieron a la confiscación e incautación de 453 vehículos, 111 inmuebles, 20 avionetas y dinero en efectivo.

"Indudablemente, la industria de la droga trae altos réditos, pero más allá del lucro, muchas personas arriesgaron su vida, su familia, su integridad física y su libertad. Se aprehendieron a 1.926 personas entre hombres y mujeres de diferentes edades y nacionalidades", precisó.

Comentó que la dirección general de la Felcn no descuidó el control del microtráfico, logrando sacar del mercado y evitar el consumo de 46,4 millones de dosis de sustancias controladasEn ese marco, esta unidad reafirmó su compromiso de proteger a la familia boliviana del flagelo de las drogas.