Escucha esta nota aquí

A sus 36 años ya desempeñaba el cargo de cónsul. Diego Fernando Vega Ibarra fue sorprendido esta mañana intentando ingresar a Argentina con más de ocho kilos de cocaína. Se trata de un hombre muy ligado al MAS e hijo del actual subgobernador de Bermejo (Tarija).

El representante diplomático asumió esas funciones el 11 de marzo de esta gestión, con la venia del Gobierno de Evo Morales, y resultó cesado el 25 de noviembre por la administración de Jeanine Áñez. Sin embargo, eso no fue impedimento para que presentara su credencial de cónsul cuando intentaba pasar a la ciudad de Orán con el cargamento ilícito.

Es hijo de Never Vega, actual subgobernador de Bermejo (Tarija), incluido en las filas del partido de Evo Morales en el último tiempo y que afronta denuncias por irregularidades en su gestión. Mientras que su madre es dueña de una farmacia, que, según denuncias, se adjudicó contratos con la administración de su esposo.

Algunos medios de Tarija señalan que Fernando es de profesión Ingeniero y desempeñó los cargos de director de Energía y secretario de Hidrocarburos de la Gobernación de Tarija, en la administración de Lino Condori del MAS, en 2013.

Pero no solo eso, también fue dirigente de fútbol de la mano de su padre. Entre 2016 y 2017 fue presidente del club Royal Obrero, cuando esa institución estaba próxima a cumplir 100 años de existencia.

Vega fue detenido junto a su esposa y una tercera persona. Se presume que la droga que transportaba en el maletero de su motorizado pertenecía al clan Castedo, que opera en la frontera entre Bolivia y Argentina, debido a que los ‘ladrillos’ de cocaína tenían el sello del delfín, que caracteriza a esa organización criminal.

Finalmente, una rápida revisión de su cuenta en Facebook detalla que era muy devoto de ‘San Expedito’, patrono de las causas “urgentes”.