Escucha esta nota aquí

El fiscal chileno Hardy Torres, luego de una extensa explicación sobre la detención de los tres militares bolivianos en suelo chileno, solicitó al juzgado de Pozo Almonte la detención preventiva para los uniformados nacionales argumentando que existe riesgo de fuga y que son un “peligro” para la sociedad chilena. La audiencia, dirigida por la jueza Daniela Gutiérrez.

"Nosotros, por todos los antecedentes expuestos, solicitamos la detención preventiva de los imputados", afirmó Torres al terminar una extensa explicación en la audiencia de formalización de los tres uniformados. El fiscal justificó su decisión afirmando que los militares no tienen residencia en Chile y que son un "peligro" para la sociedad del vecino país. 

La detención de los tres militares bolivianos fue el 8 de septiembre en la localidad de Pisiga Choque, a 15 kilómetros de la frontera. El Ministerio de Defensa afirmó que los miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta “Bravo” Huanchaca estaban realizando un operativo de comiso de autos chutos que intentaban ingresar a territorio nacional y que, en esas circunstancias, fueron aprehendidos por carabineros chilenos.

Mientras que el ministro del Interior de Chile, Rodrigo Delgado, calificó el hecho como algo "grave" y señaló que se buscaban acuerdos con La Paz para llegar a una solución. 

La audiencia entró en un breve receso y se reinició al mediodía. La defensa de los militares bolivianos, conformada por los abogados Maximiliano Mendoza Rodríguez y Christian Castro Hernández, expondrá sus argumentos para evitar la detención preventiva de los uniformados, que también están presentes en la audiencia virtual desde el penal de Alto Hospicio. 



Comentarios