Escucha esta nota aquí

El fiscal General del Estado, Juan Lanchipa, informó este miércoles que la Interpol comunicó que no cumplirá con la activación del sello rojo que permita la detención y extradición del expresidente Evo Morales, refugiado en Argentina desde diciembre de 2019.

La máxima autoridad del Ministerio Público explicó que la Policía Internacional argumentó que uno de los delitos que fundamentó el pedido es “sedición”, un crimen considerado como “político” por esa instancia.

“Cuando se incorpora la figura de sedición, como en este caso, Interpol interpreta que el delito es considerado de orden político, y nos hizo conocer que no van a poder llevar adelante la detención en tanto no se levante la tipificación de ese delito considerado, según la normativa de Interpol, de orden político”, explicó el fiscal en conferencia de prensa.

Lanchipa enfatizó que se cumplió con el trámite como en cualquier otro caso. “Nosotros, cuando se nos ha solicitado, enviamos la transcripción de los delitos por los cuales la persona está siendo requerida a través de la Interpol; en esta transcripción no se puede suprimir ningún delito”, dijo.

El Gobierno nacional había solicitado que se activara el sello rojo contra el jefe del MAS dentro de la investigación por la planificación del cerco a las ciudades, coordinada con dirigentes afines a ese instrumento político. Evo Morales fue imputado por la presunta comisión de los delitos de terrorismo, financiamiento al terrorismo y sedición.

Se trata de uno de los procesos activados contra el líder cocalero, que ahora afronta acusaciones por supuesto estupro, porque se investigan las relaciones sentimentales que habría mantenido con menores de edad, incluso llegando a procrear una hija.