Escucha esta nota aquí

Francia anunció este viernes una ayuda de 800 millones de euros (unos 900 millones de dólares) para los países de América Latina y el Caribe ($us 110 millones para Bolivia) para la lucha contra la pandemia de Covid-19, en el marco del reforzamiento de la cooperación entre Europa y esa región frente a Estados Unidos y China.

Esa suma, en donaciones y préstamos, es para financiar "asistencia de emergencia a los sistemas de salud", "contribuir a garantizar medios de subsistencia a las poblaciones indígenas y a las más vulnerables, en particular las mujeres", y "preparar la recuperación sostenible después de la crisis", indicó el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

En Brasil, entre los principales países beneficiarios, se prevé 200 millones de euros (unos 230 millones de dólares) para programas de ayuda de emergencia a las poblaciones desfavorecidas. 

La Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) también movilizará 160 millones de euros (180) en créditos en favor de bancos regionales de desarrollo brasileños.

En Colombia, 135 millones de euros (150 millones de dólares) apoyarán las inversiones de las autoridades locales en infraestructura básica. 

En República Dominicana, un préstamo de 200 millones de euros (225 millones de dólares) de la AFD financiará medidas sanitarias, sociales y económicas de emergencia. 

En Bolivia, 100 millones de euros (110 millones de dólares) están destinados a programas sociales. 

Los Ministros de Relaciones Exteriores de 18 países europeos (incluidos Francia, España, Italia y Alemania), y de América Latina (entre ellos México, Brasil, Colombia y Argentina), también acordaron durante una videoconferencia reforzar el diálogo político y la cooperación entre los dos continentes, así como la solidaridad en la lucha contra covid-19.

Además, expresaron su apoyo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), muy criticada por Estados Unidos, que la acusa de favorecer a China en la crisis sanitaria.

"Ni Europa ni América Latina tienen interés de encerrarse en un cara a cara con Estados Unidos de un lado y China del otro", señaló una fuente diplomática europea.