Escucha esta nota aquí

El Gobierno central dará días de vacación adicional y con goce de haberes a los funcionarios públicos que adquieran paquetes turísticos que dinamicen las operaciones del sector de los viajes, especialmente en fecha de fin de año, según el ministro de Desarrollo Productivo, Néstor Huanca.

“Es un permiso excepcional con goce de haberes que vamos a otorgar a los servidores públicos", enfatizó la autoridad. No obstante, se debe demostrar  que se adquirieron pasajes, hospedajes o tickets de los lugares visitados.

Por ejemplo, si una persona tiene vacaciones 10 días, se le otorgará un permiso del 30%, tres días más a esos 10 días con los que cuenta el servidor público, de acuerdo a la explicación de Huanca en una entrevista con la Red Uno. La iniciativa fue plasmada en un decreto que entrará en vigencia el 15 de diciembre, pero se extenderá hasta el 2021.

“Cada ciudadano que quiera moverse de un lugar de trabajo a otro con destino turístico sólo tendrá que demostrar que ha adquirido un pasaje o la factura del hospedaje”, explicó Huanca, quien estima que se generará un movimiento económico de al menos Bs 1.800 millones. Los permisos también serán a cuenta de vacaciones para aquellos servidores que ya no cuenten con asueto.

Huanca agregó que se podrá aplicar los pagos de lo paquetes turísticos a cuenta de planilla; se descontará de los ingresos percibidos por los funcionarios del sector público.

Críticas a la medida

Sin embargo, también surgen crítica a esta medida estatal. En las redes sociales hay ciudadanos que consideran esta iniciativa como un parche al problema estructural que atraviesa el sector turístico, uno de los más golpeados por la emergencia sanitaria del Covid-19.

Por ejemplo, el periodista Marco Zelaya escribió en Twitter: "La gente votó por una vacuna anticrisis diseñada por el 'Maradona' de la economía, Luis Arce, y no por una aspirina. Queda claro que el Gobierno no tiene un plan anticrisis".

Mientras tanto, el analista Amples Regiani enfatizó que se requieren otras medidas para fortalecer al sector, como una ley para que todo feriado sea transferido a viernes o lunes para que más gente pueda viajar cada fin de semana sin interferir negativamente en la economía.

"Hay que hacer mejores las vías entre ciudades y departamentos para que viajar en auto no sea una aventura 'radical'. Hagan un plan de financiamiento para el turismo con el fin de mejorar la infraestructura y que viajar por Bolivia no sea una experiencia de camping", remarcó Regiani.

El analista también considera que liberar de impuestos a cualquier persona que abra un hotel que cumpla con ciertos requisitos en las ciudades afuera del eje es otra opción. "Debemos crear un país que pueda recibir turistas ricos y no solo mochileros. Para esto hay que invertir en infraestructura", señaló, a tiempo de exponer que la promoción de Bolivia en el exterior es otra de las alternativas.

Comentarios