Escucha esta nota aquí

Cuando Evo Morales -asediado por los 21 días de movilizaciones ciudadanas que denunciaban fraude electoral, además del amotinamiento de la Policía y la invitación de los militares para que dé un paso al costado- renunció a la Presidencia de Bolivia no estaba solo. El líder cocalero se fue a su bastión, el Chapare, acompañado de algunos de sus colaboradores más cercanos y desde allí, a través de un mensaje televisado, dejó el poder después de ostentarlo por 13 años, 9 meses y 18 días.

Ese 11 de noviembre de 2019 junto a él también estaba Gabriela Montaño, en ese entonces todavía fungía como ministra de Salud y era una de las figuras clave del gobierno de Evo. Faltando 15 días para que se cumpliera un año de aquel episodio, la mujer se montó al avión que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, envió para Morales y salió de Bolivia, ha anunciado que renuncia a fungir un cargo para dedicarse a los suyos y a "sanar heridas". El anuncio lo ha hecho a través de un trino en su cuenta de Twitter.

Gabriela, que también acompañó a Evo cuando decidió dejar México y trasladarse a Argentina (en diciembre de 2012), dice en una parte de su publicación: “A partir de hoy he decidido priorizar a las personas que amo y que durante mucho tiempo fueron afectadas y lastimadas en el afán de atacarme a mí. Sanar heridas es un proceso y requiere la misma dedicación que servir al pueblo como autoridad”.

En su mensaje, que llamó "Carta de una militante desde una tierra hermana en nuestra américa", deja entrever que no se apartará definitivamente de la vida política“Nunca haré silencio ante lo que considere injusto, y seguiré abonando la lucha desde el lugar donde esté, desde el lugar que me hace más feliz, desde el tejido social”.

Gabriela ha sido una pieza importante en la estructura del MAS durante los más de 14 años de gobierno de Evo Morales. Primero, el líder cocalero la designó como su representante en Santa Cruz, luego fue diputada. Posteriormente, fue senadora y en enero de 2019 había sigo llamada a hacerse cargo de la cartera de Salud. En esa función se desempeñaba cuando Evo renunció a la Presidencia de Bolivia.