Escucha esta nota aquí

Luego de que el Ministro de Gobierno, Arturo Murillo, la acusó ayer de estar involucrada en el caso del sobreprecio "o la conspiración” en la compra de 170 respiradores, tras la confirmación de la Policía de que ella mantuvo contacto por Whatsapp con el acusado Fernando Valenzuela, un estrecho excolaborador suyo, la ex presidenta de Diputados y exministra de Salud, del MAS, Gabriela Montaño, denunció que el Gobierno busca tapar “el hecho más perverso de corrupción” involucrándola.

En poco más de dos horas, Montaño escribió siete mensajes en su red social Twitter, con la vehemencia que la caracteriza.

“En serio, justo cuando Jeanine Áñez necesita tapar ante el país el hecho más perverso de corrupción, Arturo Murillo hace un anuncio que pretende involucrarme a mí que estoy con refugio político hace seis meses fuera de Bolivia. Esto es una burla, esto no lo puede tolerar nadie”, aseveró.

Sin explicar su relación de trabajo y cercanía con Valenzuela, planteó otras acusaciones. “Mientras Mohammed Mostajo (embajador de Ciencia y Tecnología), con responsabilidades en la compra de los 170 automatizadores de ambus y los 500 respiradores, sigue sin declarar, usando sus relaciones con la familia de Jeanine Áñez, pretenden ensuciar el escenario, vinculándome con algo que no tengo nada que ver”, escribió Montaño.

Luego complementó que “si con eso pretenden que me calle sobre las barbaridades que están haciendo en el manejo de la salud del pueblo boliviano y el Covid-19, se equivocan. “No me van a callar”, enfatizó.

Luego planteó siete preguntas sin respuesta: "¿Por qué Jeanine Áñez y su gabinete firman el decreto para darle a Aisem la posibilidad de hacer compras directas para la emergencia?, ¿por qué ponen a Pacheco, amigo de Samuel Doria Medina en Aisem?, ¿por qué Navajas direcciona la compra?, ¿por qué Jeanine Áñez y Arturo Murillo entregan los respiradores sin verificación previa como mandan las normas?, ¿por qué la Cancillería no alertó que había una empresa que ofrecía un precio menor para los mismos equipos?, ¿por qué el ministro Arturo Murillo manda a detener al juez sin orden de aprehensión emitida por autoridad competente?, ¿por qué se cayeron las dos licitaciones para los 500 respiradores de terapia intensiva?"

Luego de esa declaración, remató con el siguiente mensaje: “Les hago recuerdo que yo no me fui de Bolivia huyendo de ningún hecho de corrupción. Salí de mi patria por un golpe de Estado que ensangrentó a Bolivia. Sigo viva, de pie y con la frente en alto”.

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Iván Rojas, reveló a EL DEBER que el exdirector jurídico del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela, mantuvo contacto y conversaciones por Whatsapp con la exministra y expresidenta de Diputados, Gabriela Montaño, del Movimiento al Socialismo (MAS) cuando ella ya no estaba en Bolivia y cuando Valenzuela pasó a ser dependiente de la administración de Jeanine Áñez.

“Lo único que puedo decir es que la señora Montaño mantenía contacto por Whatsapp con el señor Valenzuela”. Sin embargo, no quiso adelantar el contenido y manifestó que la Policía ha avanzado en el proceso de recuperación de esos textos.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, declaró que la FELCC debe precisar hasta dónde está implicada la exministra que se encuentra en Buenos Aires (Argentina), por el caso de la compra de 170 respiradores. “Nosotros tenemos la información de que tiene mucho que ver porque tuvo contactos continuos con Valenzuela”.

Murillo advirtió de que tenía “serias sospechas de que Gabriela Montaño estuvo coordinando todo este tiempo con Valenzuela. Sabemos que este señor fue uno de los principales operadores del MAS, sabemos que nunca dejó de estar en contacto con ella y la información que tenemos nos indica de que era fluido”.

Complementó que el siguiente paso es establecer cuáles son los nexos “¿qué tiene que ver Montaño con los respiradores?, ¿era parte del sobreprecio o era parte de la conspiración?, ¿era parte de la corrupción o era parte de la conspiración?, ¿o tal vez era parte de los dos?”.


Comentarios