Escucha esta nota aquí

La delegación de la Unión Europea, la representación de las Naciones Unidas en Bolivia y la Conferencia Episcopal Boliviana, que fueron los garantes de la pacificación del país en los meses de octubre y noviembre de 2019, emitieron un comunicado conjunto en el que abogan por la campaña y propaganda política pacíficas.


“Hacemos también hincapié en la necesidad de un clima de respeto mutuo, buscando superar cualquier hecho de violencia, amenaza o intimidación, sea física o verbal, de cualquier tipo. Acudimos a la responsabilidad que corresponde a las campañas de los distintos candidatos y candidatas, y les hacemos un llamado para contribuir a que estas campañas estén a la altura de un proceso ordenado, democrático, propositivo y pacífico, como al que aspira la ciudadanía”, señala el documento de las tres organizaciones.


Hoy, en la segunda semana de campaña y propaganda electoral, se produjeron hechos violentos en las ciudades de La Paz, El Alto y Cochabamba entre la militancia del MAS, que fue hostigada por militantes de otras fuerzas, y ciudadanos que les impidieron tomar plazas en Cochabamba, principalmente. En La Paz hubo un forcejeo en la caravana del candidato Luis Arce. Mientras que en El Alto, los simpatizantes de CC fueron hostigados por personas en la terminal interprovincial según un reporte de la Defensoría del Pueblo.


“La institución defensorial, igualmente, rechaza que grupos de personas hayan impedido a miembros y simpatizantes de Comunidad Ciudadana realizar su acto proselitista en el sector de la terminal interprovincial en la ciudad de El Alto”, señala el boletín de la Defensoría.


Los garantes internacionales exhortan a que el espíritu de pacificación debe primar en este proceso electoral y consideran que la competencia entre las fuerzas políticas se debe llevar a cabo en un marco de debate democrático con propuestas que contribuyan a la construcción de una Bolivia en paz.


La defensoría le recordó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que es el responsable, a través de sus oficinas departamentales, de vigilar el desarrollo de las campañas electorales a fin de garantizar que ésta se desarrolle en un marco de respeto y tolerancia, con el fin de que la población pueda ejercer sus derechos políticos el próximo 18 de octubre.


Los jurados


Los organismos internacionales también se refirieron al sorteo de jurados electorales y valoraron la tarea que cumplen los tribunales electorales en los distintos departamentos y calificaron como un “gran desafío” organizar una elección en condiciones de una emergencia sanitaria como la que vive el mundo.


Se declararon alentados porque las encuestas revelaron que hay una determinación mayoritaria de la población para asistir el día de las elecciones para contribuir con su voto al fortalecimiento de la democracia boliviana y el respeto a la voluntad popular.