Escucha esta nota aquí

Los Cabildos que se realizaron anoche en la Plaza San Francisco de La Paz, y en la Plaza de las Banderas, en Cochabamba, fueron calificadas como un "adelanto del cierre de campaña de fuerzas opositoras", por el vicepresidente, Álvaro García Linera.

La autoridad minimizó la multitud de personas que se vio en ambas concentraciones y apuntó, en declaraciones a la red Uno, que quienes fueron a las concentraciones fueron funcionarios de las Alcaldías, además de militantes de Comunidad Ciudadana, de Unidad Nacional y también "otros ciudadanos que habían ido a ver".

Sobre las conclusiones que dejó el Cabildo paceño se tuvo ocho resoluciones que incluyen un juicio de responsabilidades contra Evo Morales y Álvaro García por traición a la patria, además de denunciar cualquier intento de fraude electoral, y el pedido de renuncia de los vocales del Tribunal Supremo Electoral.

El 'vice' indicó que, en caso de que se de un juicio, responderán como corresponde y que la ciudadanía "tiene derecho a pedirlo; vean las vías legales para plantearlo y que se del debate en torno a si es viable o no".

Sobre el posible fraude ve una "lectura de perdedor", pues ya se están adelantando en decir que no reconocerán una victoria del MAS, "están abriendo el paraguas, díez días antes del resultado final (de las elecciones)".

Los tres Cabildos no fueron lo mismo

Para Álvaro García Linera, vicepresidente del Estado, se debe de diferencias los tres Cabildos que sucedieron en Santa Cruz, La Paz y Cochabamba.

Según él, los dos últimos, fueron más un cierre de campaña de la oposición, mientras que el que se hizo en la capital cruceña, nació más de un malestar de la gente y fue una movilización de sectores medios, "eso fue lo central", pero también tuvo otros componentes políticos que apuntan a la visibilidad de potenciales candidatos regionales para las elecciones subnacionales de marzo del próximo año.

Mire la entrevista: