Escucha esta nota aquí

Ahondó en adjetivos y comprometió seguir en la lucha. Álvaro García Linera protagonizó este miércoles un duro discurso en Chimoré, durante el acto de recibimiento a Evo Morales. Identificó a quienes, a su juicio, fueron los autores del “golpe de Estado” y aseguró que retornan a Bolivia sin ánimo de venganza.

“Hace un año la maldad se apoderaba de nuestro país, gente maligna, destructora, mataron a hermanos, quemaron casas de dirigentes, la casa del presidente Evo. Mataron en Senkata, en Sacaba, 35 muertos, 800 heridos a bala, y una pandilla de ladrones se apoderó del Estado y tiene nombre y apellido, Tuto Quiroga, Carlos Mesa, (Jeanine) Áñez, (Arturo) Murillo, toda la escoria de la historia se unió para atacar al Estado y al pueblo, y destruir las victorias sociales”, afirmó el exvicepresidente.

Resaltó que es el “compañero de vida” del líder cocalero y que cumplió con el compromiso que contrajo cuando juntos abandonaron el país en ese mismo punto, hace un año. “Yo me puse como obligación cuidar a la vida de Evo y aquí vengo a entregar a Evo”, dijo.

Aseguró que junto a Morales regresan a territorio nacional no para asumir revancha sino para seguir aportando. “Ellos ensangrentaban, humillaban, mataban, nosotros no, somos alegría, nosotros no somos maleantes, no somos de odio. Volvemos con lágrimas para sembrar futuro, trabajo, igualdad y bienestar, ellos son la gente que tiene en el alma y la sangre venganza, son la basura de la historia”, recalcó.

Enfatizó que Evo, si bien no está en la Presidencia, representa a todo el país. “Él es la voz de 11 millones de hermanos, de humildes, de trabajadores, obreros, profesionales, eso es Evo y está aquí”, recalcó.