La rivalidad interna entre el vicepresidente del MAS, Gerardo García, y el diputal Rolando Cuéllar llegó hasta este tipo de denuncias

29 de junio de 2022, 21:40 PM
29 de junio de 2022, 21:40 PM

En una escueta comunicación telefónica el vicepresidente del MAS, Gerardo García, dijo sentirse cansado de responder a todas las acusaciones que lanza su correligionario, Rolando Cuéllar y dijo que si tiene denuncias con pruebas que las presente a la justicia ordinaria.


“Seguro que presentó, yo estoy a la espera, espero que confirme todo lo que está diciendo, ahora no voy a dar mi versión porque estoy cansado de hablar de este tipo que no tiene moral para acusar (…), para mañana puedo dar mi respuesta, por favor”, dijo García en una corta comunicación.


Mirá la declaración de García esta tarde, antes de conocer lo que Cuéllar iba a presentar en conferencia de prensa:




La tarde de este miércoles, el diputado Rolando Cuéllar presentó una denuncia pública en contra de Gerardo García, pero la denuncia salpicó al MAS porque habría recibido dinero del narcotráfico para financiar la campaña electoral de 2014. Según la nota que leyó Cuellar, de los aportes tenía pleno conocimiento el entonces presidente, Evo Morales.  


Gerardo García y Rolando Cuéllar tienen una rivalidad que llegó hasta este punto. En distintas ocasiones el segundo hombre del MAS descalificó a su correligionario, a quien le recordó que fue expulsado en tres ocasiones y que buscó modos para volver a ser militante.


Este año, el MAS aprobó la expulsión de Cuéllar y pidió al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que lo despoje del curul parlamentario; sin embargo, el sindicado recurrió a un acción de inconstitucionalidad abstracta demandando la nulidad del estatuto interno del MAS con el que fue juzgado; ese trámite paralizó todas las acciones que presentó el masismo para sacar de su curul a Cuéllar.


Así, cuando el Ejecutivo lo convocó a reuniones de la bancada del MAS, el presidente de la Cámara de Diputados no le impidió ejercer su cargo en las semanas que le corresponde.


Por estas razones, el último ampliado del MAS determinó exigir a las autoridades y militantes cumplir el estatuto y las decisiones de la dirigencia nacional; pero también fue un fracaso porque Cuéllar volvió a asistir esta semana a las sesiones que le corresponde como diputado suplente y lanzó la acusación contra el MAS y los principales dirigentes, de vínculos con el narcotráfico.