Escucha esta nota aquí

Franco Centellas, corresponsal

Miembros de la Gendarmería Nacional Argentina retuvieron un bus que estaba a punto de ser internado de contrabando a territorio boliviano. El vehículo se encontraba en un camino vecinal, cerca de la línea fronteriza que divide ambos países.

Según el informe del Escuadrón 61 de Salvador Mazza (Salta), cuando los efectivos realizaban un patrullaje por la zona, observaron que el motorizado de grandes dimensiones ingresaba a un camino secundario que desemboca al límite fronterizo por donde hay varios pasos ilegales. La situación despertó las sospechas del personal pues es una zona considerada intransitable.

Cuando lo intervinieron verificaron que se trataba de un bus Mercedes Benz en condiciones óptimas de uso y mantenimiento. A bordo iban dos personas, el conductor y un acompañante, ambos vecinos de Salvador Mazza.

"Ellos manifestaron que provenían de Tartagal (media hora de viaje de la frontera). Allí un sujeto, a quien decían desconocer, les había entregado el vehículo para que sea trasladado hasta el interior del Chaco salteño", reporta El Tribuno.

Según el relato, una mujer debía ir a su encuentro con otros conductores para recibir el vehículo. Ella se haría cargo de hacerlo pasar de contrabando a Bolivia, por un paso no habilitado y evadiendo todo tipo de control aduanero y migratorio.

Luego de la intervención, el bus fue secuestrado y llevado a instalaciones del Escuadrón 61 de la Gendarmería y se inició con la investigación correspondiente.

Existen cargos por tentativa de contrabando de exportación e infracción a leyes argentinas. Los dos ocupantes fueron puestos en libertad. El valor del motorizado fue calculado en 5 millones de pesos, aproximadamente 54 mil dólares.

Comentarios