Escucha esta nota aquí

La Paz, El Alto, Sucre, Sacaba, Potosí y Montero serán las seis ciudades que visitarán los miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) entre el 17 y 20 de agosto. La entidad organizó los encuentros y dará prioridad a las familias de las víctimas para que asistan a los eventos.


Mañana empezará en La Paz, en el hotel Atix y el acto será a las 15:00; el miércoles el acto será en El Alto, en la parroquia San Francisco de Asís, a las 10:30. Los organizadores hicieron notar que para este acto se desplegará parlantes fuera del templo porque consideran que la capacidad será rebasada con facilidad y pidieron que las personas se mantengan fuera de la Iglesia.


Ese mismo día se trasladarán a Sucre y el acto se realizará en la facultad de Derecho de la Universidad San Francisco Xavier a las 17:00; al día siguiente, el 19 de agosto, estarán en Cochabamba y el acto fue preparado en la localidad de Sacaba, a las 11:00, en el mismo lugar donde ocurrieron los hechos en 2019, en el puente Huayllani; otro grupo del GIEI estará a mediodía en la ciudad de Potosí donde presentarán su informe, el salón del Obispado de esa ciudad será el escenario; finalmente, el 20 de agosto a mediodía los expertos visitarán la ciudad de Montero en Santa Cruz, donde también entregarán su reporte sobre los sucesos.


En diciembre de 2019 el gobierno de Jeanine Áñez firmó un acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que un grupo de expertos llegue al país a investigar lo sucedido en el último cuatrimestre: septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2019. Pero la misión pudo llegar recién en noviembre de 2020 y luego de firmar una adenda con el Gobierno de Luis Arce empezaron su trabajo recolectando testimonios de los heridos y familiares de heridos y detenidos de los sucesos de 2019.


El 23 de julio de este año esta entidad entregó su informe al Gobierno boliviano, que a su vez tenía un plazo de 10 días para realizar las observaciones que creyera pertinente. Hasta el momento, no se conoció de alguna observación que hubiera realizado el Ejecutivo boliviano, por el contrario, realiza un despliegue de todos sus recursos para publicitar esta entrega.


El reporte “es producto de ocho meses de trabajo en contacto directo con las víctimas, asociaciones de víctimas, organizaciones de la sociedad civil, testigos de los hechos de violencia y las distintas autoridades e instituciones”, señaló el responsable del GIEI, Jaime Vidal Melero, a través de un tuit.


Pero el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) también se refirió a este informe y su dirigencia espera que el mismo sea completo e imparcial y que identifique los delitos que se cometieron entre octubre y diciembre de ese año.


“El informe del GIEI-CIDH será insumo de un juicio de responsabilidades contra Evo Morales y sus colaboradores por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones. El Conade recibe este informe con la aspiración de que se haga justicia y se supere esta campaña de odio y fanatismo con la cual se ha manipulado los hechos del 2019 desde el ámbito gubernamental”, señala un comunicado de esta organización social.




Comentarios