Escucha esta nota aquí

Alejandro Unzueta, gobernador electo de Beni, solicitó a las autoridades judiciales y administrativas celeridad en los procesos que se le sigue a la actual y anteriores administraciones de la Gobernación de este departamento. Quiere iniciar su gestión sin deudas por pagar.

“Solicito que las autoridades, nacionales, departamentales, públicas y privadas; y a la sociedad civil en su conjunto, a través de la participación y control social, de manera inmediata se agilicen los procesos, penales, civiles, administrativos, coactivos civiles y fiscales, acciones constitucionales, que se encuentran en actual vigencia y ejecución de la presente y anteriores gestiones, contra la administración del Gobierno Autónomo Departamental de Beni, bajo el principio administrativo de la celeridad”, dice parte del documento.

Y agrega que, caso contrario, el no hacerlo las instituciones morales, cívicas y sociales se estarían convirtiendo en cómplice de la corrupción



El objetivo de la nueva autoridad es comenzar de cero en cuanto a deudas pendientes y procesos legales que se le sigue a la Gobernación beniana en la actual y anteriores gestiones.

La administración del gobernador Fanor Amapo (MAS) está con una serie de procesos legales, producto de compromisos impagos. No cumplió económicamente con personal de instituciones que dependen de la Gobernación, como el sector salud, corregidores, dueños de medios, periodistas y productores independientes de Trinidad y de varias provincias.

Tampoco acelera el pago de los prediarios a los reos de la cárcel de Mocoví e incluso a su propio personal de la Gobernación. A diario llegan grupos de trabajadores que protestan en las afueras del edificio de la Gobernación, exigiendo pago por trabajos realizados. 

Este viernes, los que reclamaron sueldos fueron los funcionarios de la Secretaria de Gestión Social. 

"A la mayoría se les debe tres meses", afirmó a EL DEBER una funcionaria, que pidió no ser identificada. Este medio intentó hablar con la autoridad, pero no respondió a nuestro llamado.

Las deudas que adquiere una autoridad son institucionales, por lo que Unzueta estará en la obligación de honrar los compromisos adquiridos por Amapo y por los anteriores gobernadores.

Ante ese panorama, si Amapo no cumple con las obligaciones contraídas a nombre de la Gobernación a Unzueta se le viene el inicio de una gestión difícil en términos económicos, porque los acreedores comenzarán a tocarle la puerta después del 3 de mayo, fecha en la que será posesionado como Gobernador de Beni.

Comentarios