Escucha esta nota aquí

En el homenaje a la patria, los órganos Ejecutivo y Legislativo mostraron su discrepancia política durante el acto oficial de conmemoración por los 195 años de la Independencia de Bolivia, organizado por la Asamblea Legislativa. La presidenta Jeanine Áñez no logró presentar su informe ante la Sesión de Honor de la Asamblea Legislativa Plurinacional, lo que para el Gobierno transitorio fue un sabotaje del Legislativo.

“El artículo 172, inciso 12, de la Constitución Política del Estado dice que la Presidenta debe presentar el informe escrito a la Asamblea Legislativa Plurinacional. La mandataria da el mensaje, acaba su informe y lo entrega por escrito. Así siempre ha sido. Lamentamos que el MAS (Movimiento Al Socialismo) busque hasta el mínimo detalle para sabotear este acto tan solemne por el 6 d agosto”, manifestó el viceministro de Coordinación Gubernamental, Israel Alanoca.

Este 6 de agosto, la ALP no dio lugar al informe de la presidenta Jeanine Áñez, porque no se cumplió con el trámite de una entrega por escrito de la intervención, según informó la titular del Senado, Eva Copa (MAS).

Pero una vez que Áñez acabó su mensaje, la mandataria se trasladó desde el Palacio de Gobierno hasta la Asamblea Legislativa, para presentarlo. En el hall de la Asamblea, la autoridad, junto con el director de Coordinación con Movimientos Sociales, Rafael Quispe, no lograron su objetivo, impedidos por asambleístas del MAS. Anunciaron que el lunes concluirán con el trámite de entrega. 

El inciso 12 del artículo 172 de la CPE expresa que, entre las atribuciones de la mandataria está el “presentar anualmente a la ALP, en su primera sesión, el informe escrito sobre el curso y estado de la Administración Pública durante la gestión anual, acompañado de las memorias ministeriales”.