Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional admitió este jueves que no fue lo suficientemente eficiente en la socialización del proyecto de Ley de Legitimación de las Ganancias Ilícitas y denuncia la instalación de una “campaña de miedo” para movilizar a sectores sociales.

Jorge Richter, vocero presidencial, admitió que la norma es parte de un compromiso “ineludible” del Estado con la comunidad internacional y convocó a los grupos que rechazan el texto a hacer llegar sus observaciones antes de protagonizar protestas.

“Reconocemos que seguramente no hemos sido lo suficientemente eficientes en la socialización, explicación y comunicación de la norma, pero la apertura a recoger los criterios de estos sectores está, esperemos que antes de ultimátum, estos sectores contribuyan a la tranquilidad del país, sumándose para que tengamos una versión de la norma que nos deje medianamente conformes”, afirmó el vocero.

La propuesta legislativa, que fue aprobada por Diputados, es socializada por la comisión de Constitución y forma parte de las 40 recomendaciones que realizó el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) a Bolivia.

Lo que hay es la instalación de una campaña de miedo, porque hay fines políticos, lo sabemos todos, y esta campaña lleva a distorsionar la ley, hemos convocado al diálogo, el Gobierno tiene la amplitud para sentarse, reunirse, establecer puntos de encuentro y explicativos, pero hay sectores que establecen un ultimátum, que es festejado desde la oposición, los ultimátum, las medidas radicales, establecer plazos perentorios sin espacios para el diálogo, no ayudan a un mejor ambiente”, insistió Richter.

Choferes, gremiales y cooperativistas advierten con paros y marchas para la próxima semana, si es que la Asamblea no declina la aprobación de la ley. Hoy también tendrá lugar una reunión del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) para analizar otras medidas.

Respecto a la afirmación del jefe de Estado, Luis Arce, de hacerse “respetar” en las calles, el portavoz confirmó ese extremo. “Este proceso democrático, si requiere ser defendido con movilizaciones, con gente en las calles, se va a hacer, porque no puede ocurrir nuevamente una ruptura institucional, no puede haber un nuevo golpe de Estado”, subrayó en entrevista con radio Fides.

Comentarios