Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, denunció que el exjefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) del Gobierno transitorio, Iván Rojas, admitió a fines de 2020 que tiene un patrimonio superior a $us 809.000. 

Del Castillo lamentó que el expolicía dado de baja, y tiene 10 procesos penales en su contra, señalara en una entrevista con EL DEBER que para subsistir realiza trabajos de delivery (reparto de productos a domicilio) y le reclamó por “escapar de la justicia por un caso de enriquecimiento ilícito”.

En su cuenta de Twitter, el ministro del Castillo señaló que “el ex Director de la Felcc de la gestión de Murillo, Iván Rojas, admitió en noviembre del año 2020 tener una fortuna que supera los Bs 4 millones y aparte $us 235.000, hoy dice que no tiene recursos para vivir y que trabaja de ‘delivery para subsistir’”.

Luego señaló que “ningún trabajo es indigno para menospreciarlo" (como él trata de hacer notar en sus declaraciones), sino que "indigno es escapar de la justicia con un caso de enriquecimiento ilícito, después de haber co-gobernado con Murillo y Añez, ambos presos actualmente por deudas con la justicia".

Cuando Rojas era director de la Felcc, se dio la detención de Patricia Hermosa y se lo acusó por la desaparición de la libreta de servicio militar de Evo Morales, entre los temas más polémicos. En la conversación con EL DEBER, él señaló que nunca vio ese documento.

Cuando se le preguntó a qué se dedicaba para subsistir en el exilio, respondió: “Voy a hacer mía una frase de mi madre que en paz descanse, que me dijo alguna vez: ‘Hijo, tienes dos manos, tienes diez dedos, sabes pensar y tienes que tener siempre presente que el trabajo no denigra a la persona, al contrario, dignifica. Cualquier trabajo honrado bien realizado te va a dar por lo menos para subsistir’”.

Relató que su esposa realiza repostería boliviana y a Dios gracias pudo empezar trabajar dos días a la semana en una empresa de delivery. “Yo trabajo con Uber, haciendo entregas y últimamente he podido acceder a una cadena de supermercados, lo que me da cierta estabilidad en cuanto al trabajo semanal haciendo entregas”.

Complementó que es “anecdótico y triste, empezamos haciendo las entregas en bicicleta. En este momento hacemos las entregas en un vehículo que nos permite incrementar la cantidad de entregas, lo que nos da para poder subsistir, tener para cubrir nuestro techo, nuestra alimentación y a Dios gracias pensar en el cuidado de la salud que acá tenemos como beneficio del trabajo que cumplimos”.

Comentarios