Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional analiza adoptar una restricción al ingreso de ciudadanos extranjeros según su origen, como una de las medidas contra la variante brasileña del Covid-19 y otras cepas, que pone en apronte a las fronteras.

La información fue proporcionada por el viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, quien descartó un cierre de fronteras porque no se puede impedir el libre tránsito de los bolivianos.

En entrevista con RTP, la autoridad sostuvo que “lo que se viene trabajando es poder restringir el acceso de extranjeros; primero, dependiendo del origen de dónde vienen; y para los compatriotas que vienen de esos orígenes que representan una mayor amenaza por el surgimiento de las nuevas cepas, poder tener medidas mucho más estrictas de control”.

Ya desde la semana pasada se anuncia desde el Ministerio de Salud la posibilidad de instruir pruebas PCR para quienes ingresen por poblaciones fronterizas y aislamientos mínimos obligatorios de al menos 10 días, además de priorizar la vacunación.

“No podemos restringir el ingreso de compatriotas bolivianos. No podemos cerrar las fronteras y que no puedan entrar los compatriotas porque se estarían vulnerando sus derechos básicos, los derechos humanos”, dijo Blanco.

Recalcó que “se está analizando qué medidas se asumirá para hacer mucho más estricto el acceso a fronteras y restringir el ingreso de extranjeros, eso sí podemos hacer como país”, para enfrentar las variantes que surgen del mal.

Actualmente sigue vigente en el país el Decreto Supremo 4473, que restringe vuelos provenientes de Europa hasta el 31 de mayo, por lo que se anticipa que una nueva norma será complementaria y hará énfasis en el tránsito terrestre internacional.

Comentarios