Escucha esta nota aquí

La presidenta Jeanine Áñez, durante su participación en la sesión de honor de la Asamblea Legislativa Departamental de Oruro, realizada en conmemoración a la efeméride del departamento de Oruro que se desarrolló este domingo, anunció 10 obras para la región. 

Entre las más destacadas, citó Puerto Seco, la remodelación del edificio de Correos y del Teatro Palais Concert, y una cancha con césped sintético.

"El proyecto ansiado del Puerto Seco está en nuestra agenda, les pedimos sin embargo que lo analicemos de una manera seria, responsable y buscando su viabilidad y sostenibilidad", explicó la mandataria.

También, anunció la remodelación del edificio histórico de Correos y del Teatro Palais Concert, cada una de las obras tendrá una inversión de un millón de bolivianos.

Por otro lado, Áñez dijo que las canchas con césped sintético continúan siendo una demanda de las autoridades de los municipios del área rural. "Es por eso que haremos la construcción de este tipo de infraestructuras deportivas, en este caso en Pisiga", manifestó.

Otras obras

Entre las obras anunciadas figura un mercado municipal denominado "San Pedro", un centro para personas con discapacidad, una unidad educativa integral, una casa de acogida de mujeres víctimas de violencia, una sede para personas no videntes y la revitalización de la plaza Sucre.

También anunció la conclusión de 1.235 unidades habitacionales en el departamento de Oruro y la entrega de la piscina olímpica cuyo costo fue de 43 millones de bolivianos. 

Momentos de tensión

El discurso que Áñez pronunció, no gustó a todos. Principalmente a los simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), quienes de rato en rato la refutaban. 

La asambleísta de La Paz, Elizabet Morales, al momento que se realizaba el brindis de honor, se puso de pie y vociferando calificó a la primera mandataria  de "golpista". 

"Quédense con los masacradores, con los que han matado gente en Senkata, y en Sacaba, gente inocente a bala, no pueden ser encubridores de eso", dijo.

Esa actitud fue criticada hasta por sus colegas de la Asamblea Legislativa de La Paz, por ejemplo Ximena Leonardo, a tiempo de felicitar a Oruro, reiteró que estos actos protocolares deben respetarse, pues el motivo no era la presidenta, sino la efeméride de Oruro.

"Hay lugares y momentos para todo y este no era el momento de perder el control y definitivamente no era el lugar, es una falta de respeto", expresó la asambleísta paceña de Sol.Bo, Vilma Magne.