Escucha esta nota aquí

En un comunicado público, el Gobierno aclaró este jueves, su relación con la empresa estadounidense CLS Strategies, señalando que fue contratada para buscar respaldo a la democracia. La firma norteamericana ha sido identificada por la red social Facebook, por administrar cuentas falsas.

“El Gobierno Constitucional de Bolivia informa que la empresa CLS Strategies fue contactada en diciembre de 2019 para realizar una tarea de cabildeo en busca de respaldo a la democracia boliviana, tras el fraude electoral del 20 de octubre de 2019 y en apoyo de la celebración de nuevos comicios presidenciales”, señala el comunicado.

Más adelante, afirma que CLS Strategies logró contactos entre autoridades del Gobierno boliviano y funcionarios del Ejecutivo y Legislativo de Estados Unidos. “El informe de dichas actividades fueron reportadas como lo indica la ley estadounidense”, se lee.

El comunicado del Ministerio de la Presidencia expresa que el Gobierno boliviano no ha contratado a esta empresa para ningún otro servicio o actividad y que CLS Strategies “no pudo recibir del Gobierno boliviano, el pago acordado por sus servicios debido a las restricciones legales vigentes”.

Desinformación

Varios medios internacionales, replican desde el miércoles la información que se originó en el portal de The Washington Post, que titula: “Facebook desmantela la operación rusa que reclutó a periodistas estadounidenses, en medio de crecientes preocupaciones sobre la desinformación electoral”.

En un principio, el reporte periodístico se refiere a que Facebook eliminó una red de cuentas y páginas falsas creadas por agentes rusos que habían reclutado a periodistas estadounidenses para escribir artículos críticos con el candidato demócrata Joe Biden y su compañera de fórmula, la senadora Kamala D. Harris, en un aparente intento de socavar su apoyo entre los votantes liberales.

Más adelante, asegura que Facebook eliminó por separado, una red de desinformación asociada con una empresa de relaciones públicas con sede en Washington que, según Facebook, había gastado millones de dólares para apuntar a usuarios en América Latina.

El contenido incluyó publicaciones de apoyo a la oposición política en Venezuela y al Gobierno interino de Bolivia, así como críticas al partido político del presidente mexicano”, dijo Facebook.

CLS Strategies

Particularmente, The Washington Post devela que CLS Strategies fue una de las firmas de relaciones públicas involucradas en el “derribo” de su cuenta.

Con sede a pocas cuadras de la Casa Blanca, CLS anteriormente asesoraba a clientes extranjeros que usaban Facebook, según informes de noticias y su propio sitio web.

Un socio de CLS Strategies, Juan Cortiñas, dijo en un comunicado: “CLS tiene una larga tradición de trabajo internacional, incluso en las redes sociales, para promover elecciones libres y abiertas y oponerse a regímenes opresivos, y nos tomamos en serio nuestro compromiso de adherirnos a las políticas de rápida evolución de Facebook y otras plataformas de redes sociales ".

Facebook dijo que el esfuerzo vinculado a CLS involucró 55 cuentas de Facebook, 42 páginas de Facebook y 36 cuentas en la subsidiaria de intercambio de fotos de la compañía, Instagram, dirigidas a audiencias en Venezuela, México y Bolivia.

En conjunto, estas operaciones de información en línea llegaron a más de 550.000 usuarios en los dos sitios de redes sociales y también involucraron $us 3,6 millones en publicidad.

Otros antecedentes

El pasado 17 de agosto, el diario argentino Pagina 12 publicó un artículo titulado: “El Gobierno de facto de Bolivia contrató una consultora para lavar su imagen”.

Mostrando el supuesto contrato, redactado en inglés, develó que el Ministerio de Gobierno de Bolivia pagó con recursos del Estado, mil dólares por día, por un período de 90 días (de diciembre 2019 a principios de marzo del 2020) por servicios para comunicación estratégica de la consultora CLS-Strategies con sede en Washington.

“La empresa, de acuerdo a la información recabada por el sitio Bolnews.press, tiene gran experiencia en promover a presidentes como Álvaro Uribe y en defender el monopolio de la producción de fármacos en USA”, dice.

Manifiesta que, la consultora cumple con todos requisitos legales, obligados por el Departamento de Justicia y el Departamento de Estado, para funcionar como “agente externo, que trabaja con gobiernos internacionales”. CLS-Strategies firmó el contrato con el Ministerio de Gobierno boliviano el 5 de diciembre del 2019.

En el caso de Bolivia, la consultora definió que Bryan Berry, con gran experiencia promoviendo y defendiendo los intereses de corporaciones que producen medicamentos, fuese quien firme y defina el contenido del contrato.

La consultora tiene un equipo de profesionales en comunicación estratégica bien reconocido y vínculos directos e indirectos con el Departamento de Estado y algunas agencias de inteligencia, como la CIA y la Agencia Nacional de Inteligencia, de acuerdo a datos del Departamento de Comunicación del Departamento de Justicia.

El contrato, que fue firmado entre Bryan Berry y el ministro de Gobierno Arturo Murillo, estipula de manera textual que: “Por 90 días la consultora trabajará promoviendo mensajes específicos para los medios: promoverán democracia, transparencia, defensa de derechos humanos, registrará y definirá actividades políticas, lobby, defender intereses y crear mensajes políticos para los medios masivos”.

No es la primera vez que un Gobierno boliviano contrata los servicios de consultoras en comunicación. Pero la influencia y presencia de ciertos agentes colombianos ligados a Uribe, sumada a la presencia de agentes de Estados Unidos en el Gobierno de Áñez y el asesoramiento israelí en temas de seguridad ponen en entredicho que este sea un contrato común y corriente”, destaca el artículo del diario argentino.