Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional cree que existirá una escalada de violencia después de las elecciones generales del 18 de octubre y atribuye eso a la conexión que existiría entre el narcotráfico y los intentos de sedición.

Wilson Santamaría, viceministro de Seguridad Ciudadana, consideró que no es casual que grupos armados se muestren en zonas geográficas en las que existen actividades ligadas a las drogas. Tampoco consideró una coincidencia el decomiso de grandes arsenales de armas en la última semana.

“Se pretendía armar a otra gente que seguramente, producto del desenlace de las elecciones, que no favorecerán al MAS, pretenden promover otra escalada de violencia”, advirtió la autoridad sobre los decomisos de munición y armas de grueso calibre en diferentes operativos.

Destacó que producto de operativos de lucha contra el narcotráfico ya existen más de 1.300 personas detenidas, cuando, “en los últimos 14 años, no se encontraba a nadie, no se encontraba narcóticos”.

Señaló que quienes que se dedican a esa actividad ilícita rechazan las acciones que sume el Gobierno y por eso financian la conformación de grupos armados. “Tenemos claro que hay una conexión entre narcotráfico y sedición, para pretender sabotear la seguridad del Estado”, recalcó.

En las últimas dos semanas se descubrieron importantes cantidades de explosivos, balas, armas y dinero en efectivo siendo trasladadas a diferentes regiones del país. Los últimos operativos encontraron más de 120.000 municiones y uniformes con logos de la Felcn.  

Cuando se sorprende gente con fusiles, no es para darle la bienvenida a nadie, cuando se encuentra munición, no es para celebrar un cumpleaños. La detección de ese armamento tiene objetivos ilícitos, que buscan romper la tranquilidad y la paz social”, concluyó Santamaría.