Escucha esta nota aquí

“Este tema ha llegado a su fin”, afirmó este martes la ministra de Salud, Eidy Roca, sobre la polémica que surgió por la compra de 672.000 pruebas PCR para Covid-19 con supuesto sobreprecio. Enfatizó que se cumplieron todos los procedimientos para garantizar la transparencia en la adquisición.

La autoridad contó que en las últimas horas se recibió una carta de la embajada uruguaya con la posición de la empresa uruguaya ATGen, en la “indican que no realizaron ninguna denuncia contra el Ministerio de Salud y deslindan cualquier comentario realizado por otras personas”.

Una versión de la Cámara de Comercio de Uruguay señalaba que ofreció al Gobierno la venta de los test PCR por un monto de Bs 22,8 millones y que la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem) adjudicó la compra a la compañía china Lasa Holdings, por un monto de Bs 47,3 millones, advirtiendo un sobreprecio.

Sin embargo, Roca detalló que la empresa uruguaya no cumplió con varios criterios necesarios para la adquisición de los insumos. “Bolivia especificó en su licitación, entre los requerimientos técnicos, las certificaciones de la FDA y la Comisión Europea pero la empresa no cumplió con el requisito. Todos los reactivos que ingresaron al país cuentan con  alguna de las dos certificaciones, al igual que los insumos que compró el PNUD para Bolivia”, afirmó.

Roca explicó que continuará el proceso de adquisición de las pruebas hasta la última etapa, la firma del contrato. “La carta descarta cualquier irregularidad con presunto sobreprecio. No hay indicios de sobreprecio”, reiteró.

Sostuvo que uno de los riesgos al adquirir las pruebas más baratas “es que tengamos un porcentaje alto de falsos negativos”, debido a que esos componentes no contaban con la certificación internacional de la FDA (de EEUU) y la Comisión Europea.