Escucha esta nota aquí

El vicepresidente, David Choquehuanca, comunicó al Gobierno nacional que confía en la medicina tradicional y que por eso no se vacuna contra el Covid-19, razón por la que las restricciones que regirán desde el 1 de enero lo alcanzarán, como a cualquier persona en el país.

Jorge Richter, vocero presidencial, indicó que será decisión personal de la segunda autoridad nacional si accede a una dosis en los próximos días o presenta al menos dos veces por semana una prueba PCR para asegurar que no contrajo el Covid-19.

“El vicepresidente lo que ha señalado y dicho es que tiene una confianza en la medicina tradicional, a la fecha no hay un registro que muestre que el vicepresidente se haya vacunado”, dijo el portavoz el miércoles.

Explicó que Choquehuanca no gozará de ningún beneficio y tendrá que pagar con sus propios recursos el test para descartar que es portador del virus. También dijo que su negativa a vacunarse podría generar consecuencias en el ámbito internacional.

“Los registros del Ministerio de Salud dicen que el vicepresidente no se ha vacunado, si lo hace los próximos días, todos nos vamos a enterar; si no lo hace, en un momento cualquiera viajar al exterior tiene un conflicto, no por Bolivia sino porque los países en el exterior exigen que esté vacunado, porque han tomado esas decisiones”, agregó.

Es una decisión personal, por supuesto que hemos sugerido que los bolivianos se vacunen, pero (lo de Choquehuanca) es una decisión absolutamente personal”, añadió.

“Las restricciones lo van a alcanzar en el plano interno e internacional, cada uno, en el marco de sus libertades toma la decisión que crea que lo beneficia o corresponde, y si el vicepresidente de pronto toma la decisión de vacunarse, mañana o el día 5 de enero, por decir una fecha, pues lo hará, pero son decisiones personales”, insistió el vocero en entrevista con Red Uno.

Comentarios