Escucha esta nota aquí

La amenaza de un paro nacional del Colegio Médico de Bolivia, como el paro escalonado que se está realizando en Santa Cruz, ha sido criticada por el vocero presidencial, Jorge Richter, pues asegura que la medida no solo pone en riesgo la salud de la población sino que también responde a intereses políticos.

Actualmente, los profesionales de salud de Santa Cruz cumplen un paro de 48 horas, exigiendo que se declare una cuarentena rígida para frenar los contagios por Covid-19, y también en rechazo a la Ley de Emergencia sanitaria, pues aseguran que fue aprobada sin consensuar con el sector.

Para Richter, detrás de estas movilizaciones pueden haber intereses políticos y corporativos, que son contrarios a la política de solución del Gobierno de Luis Arce.

Richter dijo que actualmente se perciben formas disimuladas que buscan conducir a una cuarentena rígida, cuando el bolsillo de las personas es el más afectado por el golpe económico generado por el coronavirus.

"No es un momento en el que se pueda aceptar que haya un paro de actividades poniendo en riesgo la salud de la ciudadanía (...). La solución del gobierno es dialogar y no presionar con un paro. Se dijo que faltaban recursos humanos y estos se han concedido", señaló el vocero presidencial en una entrevista con Unitel.

Aseguró que hay una especie de competencia entre la Gobernación y la Alcaldía cruceña por quién es más rápido y eficiente en las soluciones contra el coronavirus, lo que también podría tener un tinte político-electoral y que llevan a que su mirada política opositora exija que las acciones del Gobierno central sean perfectas, por lo que se debe lidiar a diario con las insinuaciones y formas disimuladas de presión.

"Hay gente que dice que la situación está desbordada, que hay pánico en la ciudad y cuando la gente está en pánico no sale a la calle, pero hay gente que está jugando fútbol o en situación de ocio o trabajando", manifestó Richter.

Por otro lado, el viceministro de Salud, Álvaro Terrazas, consideró que existen premisas políticas en la amenaza de un sector de los galenos de convocar a un paro contra la Ley de Emergencia Sanitaria. "Estamos en época electoral y pareciera que nuevamente las premisas políticas están por encima de las premisas académico científicas y de los justos derechos que también tenemos que defender de los trabajadores en salud", señaló.

Terrazas explicó que la Ley de Emergencia Sanitaria permitirá la protección de la población boliviana facilitando mecanismos administrativos, económicos y de gestión política para desburocratizar y tomar medidas de acciones inmediatas, eficientes y oportunas.

Dirigentes del Colegio Médico justifican el paro movilizado, indicando que medidas más estrictas podrían llevar a frenar la expansión del coronavirus, que hasta ayer ya ha cobrado la vida de 10.929 personas en todo el país y ha contagiado a 230.731, de las cuales 170.972 ya se han recuperado.

Por otra parte, el médico Fernando Castedo en su cuenta en Twitter escribió: "Si el Gobierno no quiere o no puede darnos ocho millones de vacunas para Santa Cruz de manera inmediata para cortar el contagio del COVID-19, debe permitir que nuestras autoridades o empresarios puedan hacerlo. Exigimos las vacunas inmediatamente".





Comentarios