Escucha esta nota aquí

El viceministro de Vivienda, César Cladera, informó el lunes que la Agencia Estatal de Vivienda cuenta con un presupuesto de 40 millones de bolivianos para reponer las casas destruidas por efectos climáticos, como en Cotagaita (Potosí) y Achocalla (La Paz).

"La Agencia Estatal de Vivienda tiene un monto destinado dentro de su programación anual para la atención de los desastres naturales, que son aproximadamente 40 millones de bolivianos, que se van a utilizar dependiendo la magnitud del daño que se produce en los lugares", dijo a los periodistas.

Manifestó que ya se desplegaron equipos técnicos a Cotagaita y Achocalla para realizar el levantamiento de información y precisar el número de viviendas afectadas, cuyos datos serán contrastados con las autoridades municipales de ambas regiones.

También se trabaja en estrecha coordinación con el Viceministerio de Defensa Civil, indicó.

Hasta la fecha -añadió- se tiene el dato de unas 20 viviendas afectadas en Cotagaita y se continúa la evaluación en Achocalla.

Explicó que en Cotagaita se evidenció que muchas viviendas fueron construidas en zonas vulnerables a desastres naturales, por lo que pidió a las autoridades municipales tener más cuidado cuando otorgan permisos para la construcción de viviendas.

El jueves, a alrededor de las 10:00, una riada atravesó la población de Cotagaita y afectó al menos 250 casas, además de unidades educativas y la infraestructura del hospital de ese municipio, según videos difundidos en las redes sociales y reportes de autoridades de esa región.

El domingo, el desborde de otro río, esta vez en el municipio de Achocalla, generó una mazamorra que destruyó al menos 12 casas y cobró la vida de una persona en el Distrito 7 de esa región.

El Gobierno de la presidenta Jeanine Áñez desplegó personal del Viceministerio de Defensa Civil a ambas regiones para socorrer a las familias damnificadas.