Escucha esta nota aquí

En los tiempos duros de la pandemia de coronavirus en Bolivia, de mayo a agosto, se reportó 51 privados de libertad fallecidos por el contagio; pero el ministro de Gobierno, Carlos Eduardo del Castillo, cree que esas cifras no son reales porque "la anterior administración improvisó la atención y evitó dar información".


“No solo el abandono de las autoridades, sino también la improvisación del gobierno anterior, a eso se debe añadir la falta de información sobre lo que acaecía realmente en los centros penitenciarios, lo que nos permite entrever que las cifras son mucho más altas que los datos oficiales manifestaban”, dijo el ministro Del Castillo en la cumbre nacional interinstitucional "Evaluación, prevención y acciones ante un posible rebrote de Covid-19 en Centros Penitenciarios de Bolivia".


La autoridad reveló que los reportes oficiales señalaron que hubo 574 casos en centros penitenciarios, de los cuales 523 lograron vencer la enfermedad; mientras que 51 personas fallecieron, lo que significa que la tasa de letalidad era aproximadamente de un 9%.


De acuerdo con los delegados del penal de San Pedro en La Paz, desde que el gobierno de Jeanine Áñez ordenó la cuarentena rígida, los guardias prohibieron el ingreso de las familias y ninguno de los reos podía tener acceso a los medicamentos contra el coronavirus.


“Una pastilla de aspirina era considerada como estupefaciente, no nos permitieron usarlas y en ese tiempo, peor. Ni siquiera las hierbas como eucalipto o wira wira, para ellos (los policías) eran alucinógenos. Apenas las familias nos podían hacer llegar manzanilla y su precio era inalcanzable”, relató Sergio (nombre ficticio), quien guarda detención preventiva desde hace dos años.


El ministro adelantó que la Dirección General del Régimen Penitenciario creó un plan contra el coronavirus a emplearse en los frentes de contención, intervención y evaluación. Del Castillo dijo que actualmente se reportó dos casos positivos, uno en Cochabamba y otro en La Paz, además habría seis casos sospechosos en Santa Cruz.



Comentarios