Escucha esta nota aquí

Un reporte del Ministerio de Salud sobre la situación del Covid-19 en el país expresa preocupación por los índices que registran La Paz y Chuquisaca, mientras sostiene que Cochabamba y Santa Cruz ingresaron a una meseta.

El titular de ese despacho, Jeyson Auza, destacó que, a nivel general, Bolivia inició una desescalada de casos; sin embargo, existen variaciones porcentuales que hace que se pronostique que en algunos departamentos se produzca un crecimiento en esta tercera ola con relación a la primera y segunda.

Según los datos estadísticos entre la semana 19, 21 y 22, que concluyó el pasado sábado, se tuvo un crecimiento de apenas el 3 por ciento, lo que significa que, a nivel nacional, el avance de esta enfermedad en los diferentes departamentos se redujo y por tanto el pronóstico es que se tiene una tendencia a una reducción de casos.

Por ejemplo, Santa Cruz las últimas tres semanas indican una meseta con la existencia de una reducción de la tasa de crecimiento desde el 25 al 1 por ciento. Se pronostica para la semana 23 una línea de crecimiento, pero no acelerado.

En el caso de Cochabamba, el ministro afirmó que era la región de mayor atención porque a partir de la semana 12 tuvo una tasa de crecimiento sostenida. El pico de la tercera ola superó a la segunda y la primera, pero, desde la semana 18 se mostró una reducción del 38 al 1 por ciento.

Reporte de la víspera:


Chuquisaca también es de preocupación para esa cartera de Estado, debido a que a partir de la semana 16 se produjo una elevación sostenida de casos, siendo que todavía no llegó al pico en la tercera ola, por lo que se prevé un crecimiento exponencial para la semana 23.

Lo mismo sucede con La Paz. “Es una situación que nos preocupa ya que a partir de la semana 13 se fueron elevando regularmente los casos, si bien es cierto el pico de la tercera ola no superó a la segunda el pronóstico para la semana 23 es de un crecimiento acelerado del número de casos”, detalló Auza.

En Beni la tercera ola no superó a los picos alcanzados en la segunda; en Pando sí se superaron los indicadores, aunque se aguarda un ascenso moderado y en Tarija existió un descenso importante de nuevos contagios, como sucede en Potosí.

Oruro era uno de los departamentos que más preocupó la pasada semana, explicó el titular. Destacó el envío de brigadas de más de 50 médicos para realizar acciones de contención y mitigación del coronavirus, que dieron resultado reduciendo el número de personas infectadas.

Estamos en un trabajo constante de acelerar el proceso de vacunación, de búsqueda activa de casos de una estrategia de contención y mitigación, pero todas las actividades que nosotros podamos realizar serán estériles si no contamos con el apoyo de toda la población boliviana en esta tarea que es de todos”, complementó el ministro.

Comentarios