Escucha esta nota aquí

Hace un mes comenzó la investigación. El Ministerio de Gobierno instruyó este lunes una auditoría a los ascensos al interior de la Policía Boliviana, debido a que se identificaron certificados de organizaciones sociales que eran vendidos y otros falsificados, incluso con la firma del presidente de Diputados, Sergio Choque.

El titular de esa instancia, Arturo Murillo, informó que fueron detenidas dos personas, un civil encargado de comercializar los documentos, y un uniformado, que sería el encargado de realizar los contactos con otros agentes que quisieran incrementar sus puntajes. Los certificados costaban unos Bs 300 y quienes los adquirieron también serán procesados.

“Son irregularidades que han cometido personas particulares y que no deben manchar la honra de nuestra Policía Boliviana. Hay que limpiar y transparentar nuestra institución”, manifestó Murillo en conferencia de prensa.

Anticipó también la elaboración de un nuevo reglamento, que prime la carrera policial antes que los reconocimientos que puedan dar otras instancias sindicales o sociales, ajenas a la institución del orden.

“Modificaron el reglamento de policías para que cualquier certificado valga, un certificado de la asociación de canillitas era válido para una felicitación y para puntaje, se ha prostituido este tema, porque obviamente los movimientos sociales también tenían validez, por eso estamos trabajando un nuevo reglamento”, explicó el ministro.

Recalcó que “hay algunos lunares negros, diría, pero son azules, que aún tratan de dañar” al verde olivo, “porque han hecho corrupción, narcotráfico, han violado a menores y han estado impunes” e insistió que “si se encuentra un certificado irregular (un policía) no podrá ascender”.