Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional comunicó este miércoles que interpuso una demanda penal contra el expresidente Evo Morales; el ejecutivo de la Central Obrera Boliviana, Juan Carlos Huarachi; y la jefa de bancada del MAS en Diputados, Bety Yañíquez, por la movilización registrada el martes en El Alto.

Yerko Núñez, ministro de la Presidencia, comunicó la decisión, afirmando que las protestas para que haya elecciones el 6 de septiembre “están cobrando vidas”, debido a los contagios con Covid-19 que producen las aglomeraciones.

Afirmó que la idea es sentar un precedente para que sean sancionados quienes impulsan las protestas en medio de la pandemia del coronavirus. “Esperamos que la Fiscalía pueda actuar con celeridad y esto no duerma”, manifestó.

Los tres altos militantes del MAS son procesados bajo las figuras penales de atentado contra la salud pública, instigación pública a delinquir, asociación delictuosa y destrucción de bienes del Estado, entre otros.

Núñez dijo que los pedidos para mantener la fecha de votación no deben ser realizados al Órgano Ejecutivo sino al ente electoral, que, la semana pasada, comunicó la  nueva postergación de la votación al 18 de octubre, por la prevalencia de la contingencia sanitaria.

El ministro instó a respetar esa decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y afirmó que el MAS “está a tiempo de deponer esas actitudes erróneas”, enfatizando que el Gobierno está abocado en este momento a enfrentar la pandemia y recuperar la economía, no a temas políticos.