Escucha esta nota aquí

Después que la Unión Europea (UE) saliera al paso para rechazar tajantemente las acusaciones del presidente Luis Arce sobre los sucesos de 2019, el Gobierno boliviano respondió, a través de un comunicado, que existe una investigación que establecerá responsabilidades nacionales e internacionales sobre lo ocurrido en el país.


“Estos hechos (los de 2019) se encuentran en proceso de investigación por las autoridades competentes, lo que permitirá identificar el grado de responsabilidad de los actores nacionales e internacionales que hubiesen participado”, señala el comunicado publicado por la Cancillería boliviana.


En su discurso del 23 de septiembre ante la Asamblea de la ONU, el presidente Luis Arce acusó a tres organismos internacionales de participar en la supuesta ruptura del orden constitucional en Bolivia, una de esas instancias fue la UE y León de la Torre era el diplomático acreditado ese año.


En la justicia ordinaria existen varios procesos, todos vinculados a los sucesos de 2019. Asimismo, está pendiente otra media docena de juicios de responsabilidades contra el gobierno de Jeanine Áñez.


Según el gobierno boliviano, el Grupo Interdisciplinario de Estudios Independientes (GIEI) Bolivia determinó que, durante la crisis política de noviembre de 2019 se cometieron graves violaciones a los derechos humanos y todos esos casos se encuentran en investigación.


La UE le recordó al Gobierno de Arce que su participación fue la de facilitar el diálogo para pacificar al país en reuniones que involucraran  a todos los actores “por solicitud explícita del Gobierno del Presidente Evo Morales”.


El comunicado de la Cancillería asegura que el Gobierno comparte la visión de la Unión Europea respecto a construir una relación sólida, basada en el respeto mutuo, complementariedad, solidaridad y en la no injerencia en los asuntos internos de los Estados.



Comentarios