El viceministro de Seguridad Ciudadana se refiere a los hechos de violencia en La Paz y Santa Cruz. El paro y la protesta cocalera derivaron en hechos de violencia

9 de agosto de 2022, 8:41 AM
9 de agosto de 2022, 8:41 AM

El Gobierno nacional negó que exista incapacidad para resolver los conflictos que se registran en el país e insistió en la necesidad de diálogo, tras que el lunes se viviera una jornada violenta por enfrentamientos en el paro en Santa Cruz y entre cocaleros en La Paz.

Roberto Ríos, viceministro de Seguridad Ciudadana, enfatizó que, “de ninguna manera se trata de una falta de capacidad de resolución de los conflictos” y que en todo momento se buscó un acercamiento con los sectores en disputa.

“El Gobierno expresa esa voluntad de diálogo, de sentarnos entre diferentes sectores de la sociedad. Lamentamos la violencia, es lamentable el proceder de estos actores, que convocan al enfrentamiento, a la convulsión entre bolivianos”, explicó.

El lunes, 8 de agosto, se vivió una jornada violenta, primero por el paro en la capital cruceña, que derivó en enfrentamientos al finalizar la jornada; y después por la movilización cocalera, por la existencia de un mercado paralelo, donde se destacó una batalla campal con gases lacrimógenos y dinamita.

“Este conflicto data de 2018 y desde entonces se ha convocado al diálogo y la concertación, el año pasado el hermano ministro convocó al diálogo, se han expuesto los extremos y ninguna de las partes está dispuesta a ceder, los vecinos y afiliados nos piden diálogo y lamentamos la posición de las cabezas de ambos sectores”, manifestó Ríos.

Respecto al paro cruceño que exige censo para 2023, el viceministro señaló que Luis Fernando Camacho demuestra “debilidad y una paupérrima gestión”, al igual que los representantes cívicos. “El gobernador debió participar y manifestar la postura de Santa Cruz, ahora se escuda diciendo que no se los tomó en cuenta, cuando el Gobierno tiene voluntad de diálogo”, acotó en entrevista con Unitel.