Escucha esta nota aquí

A través de un comunicado, el Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando negó la existencia de dos personas fallecidas, supuestamente contrabandistas, en el departamento de Oruro, a consecuencia de enfrentamientos con agentes militares del Comando Estratégico Operacional (CEO), que vienen realizando controles en la frontera con Chile para frenar el contrabando.

Según la versión que manejan las autoridades nacionales, el pasado viernes 20 de noviembre, en la localidad de Opoqueri y en San José de Maca se registró una emboscada a efectivos militares, donde habrían participado autoridades y pobladores de esas localidades, que "haciendo uso de la fuerza procedieron a incinerar el vehículo de patrullaje (tipo minibús)”, informó el viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas Carrasco.

Añadió que, al momento de realizar patrullajes en la zona, los efectivos militares realizaban la persecución a tres vehículos con contrabando. “Fue en tales circunstancias que pobladores del lugar procedieron a amedrentar a los militares”, complementó Vargas.

También informó, que no existe reporte oficial sobre el deceso de alguna persona, “por lo que es posible que las imágenes que muestran algunos medios de comunicación no corresponden a los hechos registrados en Opoqueri”.

Sin embargo, según las denuncias, ese viernes, uno de los fallecidos, habría sido interceptado por agentes militares del CEO, quienes dispararon y le causaron una herida en la pierna derecha. El fiscal de materia, Alexánder Casanova, dijo a EL DEBER que “se puede apreciar un orificio presuntamente causado por proyectil de arma de fuego entrante y saliente en la pierna derecha”.

El herido fue llevado a un nosocomio de la ciudad de Oruro para su evaluación médica. Sin embargo, se habría retirado por decisión propia hasta su domicilio, donde finalmente falleció.

La segunda muerte se habría registrado el sábado tras una persecución en la carretera Pisiga-Oruro, entre las localidades de Sabaya y Opoqueri. El fallecido fue trasladado hasta Opoqueri donde fue velado por sus familiares, quienes denunciaron el hecho a la Policía, y aseguraron que era taxista y no un contrabandista.

En los videos a los que tuvo acceso EL DEBER se puede observar que el vehículo indocumentado es perseguido por una patrulla del CEO. Los militares hacen uso de sus armas de reglamento a vista de la población.

Se prevé que el representante del Ministerio Público emita un segundo informe sobre lo ocurrido este lunes.

Comentarios