Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional niega sobreprecio en la compra de respiradores chinos. Se pagó $us 33.773 por cada uno de los 344 implementos, que ahora, después de la emergencia del Covid-19, cuestan $us 18.500.

La ministra de Salud, Eidy Roca, y el viceministro de Transparencia, Guido Melgar, fueron los encargados de aclarar la adquisición, descartando que se ocultara documentación, se escondieran los insumos o que presenten desperfectos; solo un 7 por ciento tuvo problemas.

La titular del área sanitaria explicó que, a la fecha y desde mayo, se entregaron 314 respiradores en todos los departamentos y hospitales del país, enfatizando que la compra “fue hecha de forma correcta y transparente, no ha habido sobreprecio y tenemos todo para demostrarlo”.

A su turno, Melgar detalló que la adquisición se realizó mediante una unidad descentralizada del Ministerio de Salud, que tiene toda la documentación correspondiente y que los insumos subieron un 300 por ciento su precio en abril por la urgencia mundial ante el coronavirus.

“Bolivia no le ha comprado a la fábrica porque esta no vende de manera directa, no tienen la licencia de exportación y utilizan intermediarios”, dijo el viceministro, atribuyendo la tarifa a accesorios, honorarios de agencia aduanera, gestiones de almacenamiento, manejo, capacitación, garantía de dos años y dotación de repuestos por cinco gestiones, entre otros.

“Esta compra está sustentada en dos decretos supremos 4196 y 4174, que permiten la compra directa, porque en ese momento, en abril, el mundo estaba ingresando al pico de esa pandemia, y uno compraba los respiradores en condiciones de tiempo de entrega y después precio”, agregó Melgar.

En las últimas jornadas surgieron denuncias que señalaban que la empresa china Yueshen Medical Equipment vendió al país los respiradores, a través de un intermediario, por $us 9,5 millones, con un supuesto sobreprecio de $us 6 millones, mientras que personal de salud advertía que los implementos no funcionaban adecuadamente.