Escucha esta nota aquí

"He promulgado esta noche la ley de diferimiento de pagos de los créditos. Es una ley que favorece a las familias ofreciendo un alivio económico en la pandemia. Juntos vamos a salir adelante". Así reza el tuit de la presidenta Jeanine Áñez en el que anuncia que los prestatarios de la banca postergarán el pago de sus deudas crediticias hasta fin de año.

Y es que la nueva ley establece que se amplía el plazo de obligaciones crediticias hasta el 31 de diciembre de 2020, así lo señala el artículo único aprobado por el Senado el 12 de agosto de este año.

La Ley Excepcional de Diferimiento de Pagos de Créditos conlleva a que las entidades financieras que operan en Bolivia activen el diferimiento automático del pago de las amortizaciones de crédito a capital e intereses (y otro tipo de gravámenes del sistema crediticio nacional), desde la declaratoria de emergencia sanitaria marcada por el coronavirus.

La promulgación de la ley se da en medio de amenazas de distintos sectores que apuntaban a articular medidas de presión en los próximos días en caso de que no se aprobase. Y la propia presidenta del Senado, Eva Copa, también había advertido que la Cámara Alta aprobaría la ley si es que Añez no lo hacía.

El sector de transporte de La Paz estaba convocando a un paro con bloqueo de vías en la capital paceña, que iniciaría a las 05:00 del miércoles, pero el dirigente Mario Silva señaló que la medida se suspende ante la promulgación de la ley.