Escucha esta nota aquí

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer terminó en Bolivia con disturbios y propuestas por parte del Gobierno central. La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, presentó tres ejes para erradicar todo tipo de agresiones contra las mujeres. Además, la Policía Boliviana presentó las cifras de violencia contra las féminas, lo que alarmó por la escalada de atropellos. Hoy, una marcha de mujeres en la sede de Gobierno terminó con disturbios y fuertes reclamos al aparato estatal.

Prada, en conferencia de prensa, informó que las acciones que serán desplegadas fueron trabajadas por distintos ministerios de manera conjunta con las organizaciones sociales. La autoridad explicó que el primer eje tiene que ver con lo estructural, que hace a la “revolución cultural” para promover estrategias de transformación social y comunicacional. En este punto está, por ejemplo, la creación de una Biblioteca Feminista.

Un segundo eje se enmarca en el ámbito normativo. Prada sostuvo que se realizó un trabajo de evaluación colectiva de la aplicación de la Ley 348 Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia. “Luego de todo este trabajo encarado hoy ya tenemos un proyecto de ley que nos ha sido remitido desde el Ministerio de Justicia, acompañado de toda esta socialización, de todo este trabajo colectivo. Ahora, como Gobierno nacional, teniendo este proyecto de ley, inicia ya una tarea muy importante de proceder a su socialización en los distintos departamentos”, informó.

La ministra adelantó que se tiene un cronograma establecido de socialización del anteproyecto de ley y una vez que se concluya este proceso se prevé que el documento pueda ingresar a la Asamblea Legislativa Plurinacional para su consideración y tratamiento.

El tercer eje tiene que ver con lo institucional, con el fin de fortalecer todas las instancias públicas que trabajan por la despatriarcalización. Prada detalló que en 2022 el Gobierno central implementará comités de despatriarcalización en el servicio público. La autoridad anunció que también se fortalecerá el trabajo de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) y que se impulsará la instalación del Instituto de Investigaciones Forenses (Idif) en el departamento de Santa Cruz.

Mientras, la Felcv mostró hoy datos que son alarmantes en esta temática. “Según datos de la Felcv, se han recibido 34.809 casos de violencia familiar, siendo el departamento con mayores agresiones Santa Cruz, con casi 13 mil casos, después La Paz con 6.400, Cochabamba con 4.500 y así sucesivamente. En otras palabras, estamos hablando de cifras alarmantes que afectan día a día a las familias bolivianas”, informó el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo.

Además, la autoridad señaló que en lo que va del año se reportaron 99 feminicidios. Esta cifra concluye que una mujer muere en Bolivia por feminicidio cada 72 horas. El departamento con mayor cifra de feminicidios es La Paz con 38 mujeres, le sigue Santa Cruz con 16 y Cochabamba con 15.

El 48% de las víctimas de feminicidio tenían entre 18 y 30 años de edad y el 16% entre 31 y 40 años de edad, lo que demuestra que la mayoría de los feminicidios cometidos son en contra de las mujeres que se encuentran en plena edad laboral y de desarrollo profesional, acotó el ministro.

La Coordinadora de la Mujer expresó su preocupación por la asignación presupuestaria y ejecución de recursos en las gobernaciones para erradicar la violencia contra la mujer. Según la organización, y con datos de 2020, en total las gobernaciones solo asignaron un 0,20% de su presupuesto para la prevención y atención de casos de violencia hacia la mujer.

Mientras, hoy hubo una marcha de mujeres en la sede de Gobierno que terminó con disturbios. Las manifestantes reprocharon el trabajo del aparato estatal y criticaron el trabajo de la Fiscalía, del Gobierno y de las alcaldías. Además, protestaron contra la Iglesia Católica. La columna echó pintura a los edificios de la Central Obrera Boliviana (COB), de la Alcaldía de La Paz, de la Conferencia Episcopal Boliviana (COB) y de la Fiscalía. No pudieron ingresar a plaza Murillo debido al cordón policial.  

Comentarios