Escucha esta nota aquí

En un contexto en el que Bolivia apunta a ampliar la inmunización, la Cámara Nacional de Comercio (CNC) reportó que el Gobierno nacional rechazó el pedido de importación de al menos 500.000 dosis de vacunas, para inmunizar a unos 250.000 trabajadores de diferentes sectores que aglutina el ente empresarial de Bolivia.

Gustavo Jauregui, gerente general de la CNC, afirmó a EL DEBER, que se vieron sorprendidos con la negativa del Ministerio de Salud, ya que la prioridad nacional es vacunar a la población para reactivar la economía del país.

Afirmó que la carta de solicitud fue enviada al Ministerio de Salud en el mes de marzo de este año; sin embargo, la respuesta negativa llegó en la jornada de ayer. “Nos dicen que el sector privado no se enmarca, aún, en la política de vacunación del Gobierno nacional”, afirmó Jauregui.

El ejecutivo aseguró que las vacunas iban a llegar a costo cero a los trabajadores, ya que el importe y adquisición de las dosis serían financiados por cuenta de los empresarios y de las compañías que se dedican a la importación de fármacos.

Asimismo, señaló que la respuesta es contradictoria si lo que se quiere es acelerar el proceso de vacunación en Bolivia para lograr la inmunidad de rebaño y volver a la normalidad con la mayor cantidad de la población vacunada.

El Gobierno proyectó vacunar a más de 70% de la población hasta el mes de septiembre; sin embargo, hasta la fecha, según datos oficiales, se ha logrado inocular a un 21%, muy lejos de la meta trazada por las autoridades nacionales.

Pese a la negativa del Estado, Jauregui no descarta trabajar con los gobiernos subnacionales para colaborar con la compra e importación de las dosis. En esta jornada el presidente, Luis Arce, mediante Decreto Supremo 4521, dio luz verde a las alcaldías y gobernaciones para la compra directa de los inmunizantes.

Comentarios